Edición independiente en Toluca

Atril de lupas wordpress cabezal 470x150

Por Heber Quijano

La modernidad ha llegado a la literatura. Mejor dicho, a la distribución de la literatura. La red nos ha permitido conseguir libros electrónicos que físicamente son imposibles de conseguir o que, llanamente, no les importa venderlos a las grandes editoriales, que siguen empeñadas en publicar libros de poco valor literario (aunque hay de todo en la viña del señor), bestsellers y libros de autoayuda.
En ese contexto, el ámbito de las editoriales independientes se ha convertido en el oasis donde los lectores exigentes se acercan a conocer nuevas propuestas escriturales. Los ejemplos son muy precisos. En España: Páginas de Espuma , Salto de Página, Alpha Decay, Libros del Zorro Rojo; en Argentina: Eterna Cadencia y Caja Negra; en México: Sexto Piso y Almadía son los más llamativos y exitosos, aunque resaltan Sur Plus Ediciones, Ediciones Arlequín en Guadalajara y Tumbona en el DF.
Estas dos últimas, al igual que Almadía, han publicado voces emergentes de la literatura mexicana y los han puesto al alcance de El Gran Público lector, ése que se arma de libros en las grandes librerías: El Sótano, Gandhi, El Péndulo, sólo les falta la tienda de los tecolotes. En el caso de Toluca, predominan las ediciones de las instituciones oficiales, por su presupuesto considerable y por la consolidación de los órganos editoriales de dichas instancias. Sin embargo, hay que resaltar dos casos.
El primero, bajo la batuta de Santiago Matías y Amelia Suárez, es Bonobos Editores que, enfocados en la poesía, han explorado ya la ensayística y la narrativa. Hoy por hoy, han editado libros de autores coreanos que, de otra forma, sería imposible conocer. Debe sumarse la calidad gráfica de las impresiones.
El segundo, en otro perfil, rebelde y original (porque, como decía, Gaudí, la originalidad es volver al origen) tenemos la prácticamente recién nacida Diabluras Ediciones. Un esfuerzo al estilo de las editoriales cartoneras comandado por Jorge Manuel Herrera y con el apoyo de tres escritores en consolidación en el ámbito mexiquense como lo son Saúl Ordoñez, Cecilia Juárez y Alonso Guzmán. Sus libros también tienen un encanto particular y el vínculo con otro emblema local: los Diablos Rojos del Toluca. Ambos casos son plausibles y tienen plumas a las que hay que darles seguimiento, mínimo darnos el lujo de arriesgarnos a conocerlas.

@heberquijano

Blog

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM