Pese a la crisis económica la lucha perdurará en México: Dr. Wagner Jr.

Por: La Compañía de Solmúr

Bien, bien, bien, bien, pero con voz ronca más no fingida, en mi casa y con mi gente se me respeta. Quién no conoce al dueño de estas frases, pues quien las expresa cada vez que se hace necesario en las arenas grandes y en las chicas, ya saben ustedes queridos lectores que nos estamos refiriendo al mejor luchador que ha dado México: Dr. Wagner Jr.

Además de todos sus conocimientos técnicos es todo un show verlo. Se trata de un luchador que para triunfar en nuestro país, no fue a internacionalizarse como algunos otros lo han hecho. El se ganó a todos con su forma de luchar, de caminar en el ring, de hablar y hasta de inventarse algunos saludos con los aficionados, por ello es acreedor a levantar, casi siempre, la mano en señal de victoria, aunque pierda.

En una de estas presentaciones que hace por la República, nos acercamos a este coloso para poder platicar de varios temas, entre ellos la crisis económica y la ausencia de público en las arenas; qué pasaría con su máscara si alguien le ganara; por qué modificó su máscara y otros más que seguramente será del interés de usted. Sin más, le realizamos la primera de la noche, al Dr. Wagner Jr. Antes de ello nos comentó que estaba muy contento de luchar en donde se presentaba y enviaba un saludo a la afición a la lucha libre.

-¿Si el Dr. Wagner Jr. llegará a perder la máscara, ésta debería pasar a ser propiedad de quien la gano o sigue siendo tuya?

“A caray, si apuesto mi máscara y la pierdo, pues es normal que sería, Obviamente, del vencedor”.

-Te hago esta pregunta porque los luchadores que pierden la máscara muchas veces vuelven a usar el trapo perdido. ¿Cuál Sería tu opinión al respecto?

“Bueno lo que tengo entendido, es que la Comisión de lucha, te autoriza un periodo de cuatro años para que el luchador perdedor se vuelva a enmascarar, pero no con la misma capucha, debe ser otro diseño y atuendo diferente, que no sea el mismo, porque estaríamos cometiendo una falta al reglamento de la lucha libre”

-Dr. Wagner, te comento, el hecho que le has estado haciendo cambios a tu máscara, por cierto, muy adecuados para mi gusto, te pregunto ¿Estos cambios crees que te dan o pierdes credibilidad ante el público aficionado?

“Bueno, los cambios que ha sufrido la máscara, más que nada, han sido símbolos dedicados a los aficionados a la lucha libre, siempre he pensado en continuar conservando el antifaz, que siempre uso mi padre, también ha tenido una metamorfosis, con la inclusión de colores patrios, ya que en varias ocasiones me invitaron a luchar en Japón; Y con el objeto de identificarme como un guerrero de México, se incluyó los símbolos que todos conocen, bueno hasta una águila, grecas aztecas, en fin cosas simples que pueda captar el público: creo que no pierdo credibilidad, porque no se pierde la esencia del personaje en general”.

-Bien, bien, bien como te expresas en el ring, ¿Tú sabes por qué tu padre el Dr. Wagner te entregó la responsabilidad de continuar con su personaje y no a Silver King?

“Él definió y descubrió, en su momento cuando entrenábamos, que yo me asemejaba a un estilo rudo y Silver King a un estilo más espectacular técnico. Ahora, se han volteado los papeles soy el técnico y mi hermano es el rudo. ¿Porque pasa esto? Pues siempre ha sido por el gusto del público aficionado a la lucha libre, es quien nos da su apoyo y su aplauso; y si ellos me quieren de rudo o de técnico, estaré en el estilo que sea”.

-En alguna arena escuche, en una lucha que sostenía tu papá con el solitario, una persona le gritaba, retírate Dr. Wagner ya estas viejo, él le contestó, entre coraje y tristeza, como quieres que me retire, si es lo único que se hacer, ¿Qué nos puedes comentar de este hecho que en las arenas siempre sucede?

“Mira, él siempre tuvo un espíritu de luchador, mi papá nació para ser luchador, tal vez, él en su momento no lo distinguía, pero tenía facultades físicas y mentales fuertes, aún se sentía apto para seguir en la lucha libre. Puede ser que el público que lo vio luchar cuando aún eran niños, obviamente iban creciendo y ya como adultos, a lo mejor para ellos era un insulto. A un deportista no se le puede maltratar de esa forma, al contario, deben respetarlo, como en Japón veneran al señor que tiene más antigüedad en la lucha libre, lo respetan mucho y le dan el aplauso. Aquí en México, el público aficionado es un poco grosero, lo que en lo personal lo repruebo, porque no saben reconocer los grandes esfuerzos que hace el luchador en el ring”.

-¿Cómo te vez dentro de 10 años en la lucha libre?

“Como mi papá, mientras las facultades físicas no mermen, estaré no diez sino veinte o más: si me lo permite la mentalidad y el físico, no reniego de poder saber que va a pasar en el futuro, al contrario, hoy por la mañana me sentí apto, hoy en la noche debo estar apto para dar una excelente lucha y así todos los días”.

-Quisiera preguntarte algo muy personal. ¿A nivel familiar a quien consideran mejor luchador a Silver King o al Dr. Wagner Jr.?

“Es una pregunta media difícil de contestar, tanto para Silver como para mí, pero el aplauso te lo da el público, el apoyo te lo da el aficionado y los promotores. A ellos les debe preguntar, uno simplemente viene a las arenas a demostrar la capacidad que tiene noche a noche y aportar buenas luchas o excelentes en los eventos, donde está uno presente, para que siempre que vean un cartel donde estará el Dr. Wagner, vean lo mejor de él”.

-En las diversas arenas de México vemos pocas entradas, sobre todo, en donde no está presente la televisión ¿Existe alguien que podamos culpar de esta situación?

“Creo que a nadie se puede culpar, únicamente son los procesos que tiene México, en donde casi siempre está presente la crisis económica y bueno muchas familias ahorran o guardan para poder sobrevivir, por lo que la diversión la dejan para después, entonces tiempo al tiempo, vamos a ver que pasa en unos años más. La lucha libre perdurará, porque es de los mexicanos”

El gran luchador terminó saludando a la afición:  “Como siempre un saludo a la afición y darle las gracias por el apoyo que siempre me han otorgado, por este gran reconocimiento, porque me consideran un preferido y aquí estoy para poder devolverle lo que llevo como luchador, con más de 27 años de carrera. Bienvenida la afición a la lucha libre”. Fue así, como concluyó el nacido un 12 de Agosto, orgullo lagunero, a dos de tres sin límite de espacio y ahora de tiempo. Eso, eso, eso, eso, eso.

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM