Para 2050 el 90% del territorio en México estará ocupado: Investigadores

Ciudad de México a 27 de Julio de 2016. La desconexión entre las políticas públicas y el actuar ciudadano, la falta de instrumentos para frenar el crecimiento urbano y la necesidad de conectar los problemas humanos, sociales y ambientales, fueron algunas de las conclusiones del Segundo Coloquio Internacional “Las Paradojas de la Megalópolis”. En el Coloquio, organizado por la Cámara de Diputados, se advirtió que la urbanización en América Latina crece a ritmo acelerado y se estima que para el 2050, el 90 por ciento de su territorio estará habitado.

La población aumenta a ritmo acelerado y las inmobiliarias se aprovechan para aumentar precios: Alfonso Iracheta.

Alfonso Xavier Iracheta del Colegio Mexiquense dijo que la CAMe (Comisión Ambiental de la Megalópolis) no tiene fuerza real ni instrumentos para lograr sus fines. Es necesario crear un fondo común entre todos los estados para ejecutar proyectos interestatales, dijo.

En los últimos 20 años la población de la megalópolis en el centro del país, se ha extendido en 6 millones de habitantes y no tiene visos de disminuir. “Algunas ciudades crecen con mayor velocidad como Pachuca y Toluca, aunque en menos cantidad”, indicó.

Este crecimiento y concentración de vivienda e industria genera un incremento en el costo del metro cuadrado de vivienda. El problema se agrava porque no se ha tocado el mercado inmobiliario, que es especulativo y está en manos de un pequeño grupo de empresas.

Los investigadores hacen su trabajo, los políticos no tanto: Roberto Eibenschutz

El director general de la Coordinación Metropolitana de la Sedatu, Francisco Covarrubias Gaytán, aseguró que la contaminación del aire ha obligado a establecer medidas en la megalópolis. Dijo que el fenómeno, cada vez más frecuente, resulta de la producción de contaminantes y el cambio climático.

Por su parte, Roberto Eibenschutz Hartman, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), sostuvo que a pesar de que existe una gran cantidad de estudios y análisis de expertos en torno a los requerimientos de las megalópolis, “no hay la decisión política para tomarlos en cuenta o llevarlos a la práctica”.

“Qué bueno que los diputados estén preocupados por la ausencia de planeación urbana, pero este problema está más de su lado que de las instituciones académicas. Está del lado de quienes toman decisiones y de quienes aprueban las legislaciones”, añadió. Finalizó diciendo que la legislación en materia de Desarrollo Urbano se ha pospuesto durante nueve años.

De la Universidad de Pretoria (Sudáfrica), Alan Mabin consideró que uno de los factores que abonan al crecimiento de las urbes es el aumento de la clase media, fenómeno que no sólo se concentra en algunas regiones, sino en todas las ciudades del mundo.

Basta de terrorismo mediático contra las organizaciones ecologistas: Karina Kloster

Karina Kloster, investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), aseguró que existe un “bombardeo de medios de comunicación y prensa”, al que calificó como “violencia subjetiva”, en contra de los movimientos que buscan frenar la imposición de obras de infraestructura que afectan a poblaciones y comunidades, principalmente indígenas, como fue el caso de la presa “La Parota”. La Parota fue un proyecto que inició durante el mandato de Vicente Fox y se construiría en el estado de Guerrero, cerca del puerto de Acapulco.

“La destrucción y anegación de fuentes de agua o la subordinación a decisiones gubernamentales sin tomar en cuenta la opinión de la población afectada, es violencia hídrica”, enfatizó.

En el mismo tenor, Analiese Richards, de la Pacific University  de los EEUU dijo que la planeación debe trascender los periodos de gobierno. “Se necesitan espacios de deliberación muy robustos, más allá de los tres años, pues la megalópolis se encuentra en alta vulnerabilidad por falta de capacidad institucional y de presupuesto, por los protagonismos y tiempos políticos”, dijo.

Dijo que una forma de ir más allá de los tiempos políticos es fortificar la participación ciudadana, como en el caso del cuidado de la naturaleza, uno de los temas con mayor activismo. Estos derechos están descritos en la legislación internacional y ayudan a relacionar las demandas de la gente con las decisiones del gobierno: “se configura una ciudadanía ambiental”.

No se piensa en el campo al planear la ciudad: Naxhelli Ruiz

La investigadora del Instituto de Geografía de la UNAM, Naxhelli Ruiz Rivera, indicó que en el trabajo urbano se dejan de lado los procesos agrarios y ambientales, los cuales, dijo, son definitorios de lo que pasa en las interacciones de la megalópolis.

Aclaró que el problema no es la falta de planeación, sino de coordinación, así como de técnica legislativa, ya que eso impide ver que hay elementos no aplicables en los sectores urbanos.

Proteger contra represión política, desempleo, hambre y peligros ambientales, reto de la megalópolis: Úrsula Oswald

Úrsula Oswald Spring, especialista del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, señaló que en la megalópolis los suburbios se conectan de manera desordenada, lo cual provoca daños ambientales y escasez de agua.

De igual modo, destacó que la Ciudad de México sufre una doble vulnerabilidad: amenazas naturales y sociales. Consideró necesario adoptar políticas públicas que coloquen la seguridad humana por encima de la social.

La seguridad humana fue definida por la ONU y se basa en el respeto de los derechos humanos y los protege contra amenazas de enfermedades, hambre, desempleo, crimen, conflictos sociales, represión política y peligros ambientales. Hasta ahora, se ha puesto énfasis en algunos como los peligros ambientales y el crimen y se han descuidado otros como los conflictos sociales y la represión política.

La megalópolis seguirá creciendo, lo que necesitamos es mayor información: Luis Bojórquez Tapia

En su ponencia “Vulnerabilidad a riesgos socio-hidrológicos en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México”, el investigador del Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad (Lancis) de la UNAM, Luis Bojórquez Tapia, consideró necesario generar una métrica, a través de una plataforma computacional, para ver qué es lo ideal para la Ciudad de México y usar a favor las nuevas tecnologías en materia hídrica, pues todas las decisiones acerca del manejo del agua están fijas.

Subrayó que hay que cambiar el modelo de toma de decisiones en las Megalópolis, pues “decir que esas zonas no van a crecer sólo es un buen deseo. Las ciudades seguirán su expansión, volviéndose lugares cada vez más endebles”.

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM