Peña culpa al PAN de haber sostenido precio artificial de la gasolina

Ciudad de Méx. 5 de Enero del 2017.- Ante la ola de protestas que siguen en todo el país, el presidente Enrique Peña volvió a dar otro mensaje y dijo de forma implícita que los precios de la gasolina no bajarán, reiteró su posición de que la medida se debe a la presión internacional en los precios del petróleo y de forma implícita acusó a los gobiernos panistas de haber sostenido un precio artificial de la gasolina que costó un millón de millones de pesos a los mexicanos que bien se podían haber invertido en hospitales.

Durante un mensaje a la nación que duró alrededor de 8 minutos, el presidente Peña dijo que comprende el enojo de los mexicanos por los incrementos, pero advirtió que de no haberse tomado la medida eso habría significado que se hubiera obligado a recortar programas sociales o del sector salud, o bien endeudarse o cobrar más impuestos.

Reiteró que el ajuste al precio no se debe a la reforma energética. El precio del petróleo a nivel internacional aumentó el sesenta por ciento y eso impactó al precio de la gasolina pues México importa más de la mitad del combustible que consumimos.

Aseguró que el gobierno no recibirá ni un centavo por este aumento. No se podía sostener el precio artificial de la gasolina pues eso habría significado un gasto adicional de 200 mil millones de pesos, lo cual equivaldría a paralizar los servicios del IMMS durante cuatro meses. Interrumpir PROSPERA a siete millones de familias o suspender el seguro popular. Aquí les preguntó qué hubieran hecho ustedes.

Durante el mensaje comentó que mantener precios artificiales significaría dar dinero a los ricos para quitarle a los pobres. “Los datos duros hablan por sí mismos. 60 millones de mexicanos sólo consume el quince por ciento de la gasolina. Mientras 12 millones consume 40 por ciento y son los de mayores ingresos.

“En el pasado otros gobiernos decidieron conservar el precio artificial de la gasolina para evitar costos políticos. Lo pudieron hacer porque el país producía más petróleo que se vendía más caro y el gobierno tenía ingresos excedentes. Se perdieron un millón de millones de pesos subsidiando la gasolina en lugar de invertir en cosas más productivas”.

“En nuestro caso, agregó, lo primero que hicimos fue recortar el gasto del gobierno y además se eliminaron 20 mil plazas laborales. A partir del primer trimestre de este año se reducirán los salarios en 10 por ciento a los servidores públicos de altos salarios”.

Terminó diciendo que “mi responsabilidad es tomar decisiones difíciles en el presente para evitar problemas en el futuro” y advirtió que no deben existir incrementos injustificados en otros productos.

 

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM