In Memoriam: Giovanni Sartori y Sergio González Rodríguez

Los seguidores y fans de una banda, escritor y/o artista tenemos una suerte de sentido de pertenencia muy peculiar. No es que nos hayamos convertido en expertos de un autor sólo por haberlo leído en más de una ocasión o de un título/obra/disco, no. Los sentimos como un consejero, como un amigo, como un colega, cuando nos gusta su obra. Nos provoca empatía la confluencia con sus ideas, asombro causado por su estilo, por sus temáticas preferidas, por la profundidad, congruencia y asertividad con que las trata, y también por su carisma personal y artístico. A ello, podríamos sumarle la coyuntura de nuestra propia vida cuando disfrutamos de una obra específica. Por ejemplo, el libro que compartimos con una pareja de la juventud o durante nuestra iniciación en la vida amorosa (de ahí el éxito de Mario Benedetti o Jaime Sabines).

Hace unos días fallecieron dos grandes personajes del ámbito intelectual: Sergio González Rodríguez y Giovanni Sartori.

Sergio González Rodríguez era uno de los intelectuales más contundentes en sus opiniones respecto a la violencia en el México contemporáneo. Su reportaje clave, Huesos en el desierto, es un libro fundamental para entender el fenómeno del feminicidio de Ciudad Juárez.  Y es la demostración de un periodismo de investigación que tanto se extraña, hoy por hoy, en los medios y en las redes. En El hombre sin cabeza (2009) recorre los simbolismos del decapitado: “Toda decapitación desata un mecanismo paranoico”. González va desde el cinocéfalo egipcio, pasando por los derroches románticos de Mario Praz, hasta los de la mitocrítica, particularmente James Hillman. Todo en un ejercicio magistral de escritura, de una pluma que no se limita a seguir los márgenes del reportaje, del ensayo, del atisbo filosófico del testimonio, sin dejar de enfocar en esa terrible realidad que todavía golpea nuestro país: el narcotráfico. En Campo de guerra, entreveía el futuro que hoy nos confirma el presente: el nuevo campo de combate está en la red; la geopolítica emplea sus fichas de ajedrez a través de la paranoica persecución de información, vigilancia y castigo. Tanto Julian Assange como Edward Snowden lo han confirmado. Aquí pongo una cita, para ejemplificar: “La idea del control y la vigilancia dentro y más allá de los estados-nación ha traído consigo una lógica que abarca desde la cultura popular hasta la industria del entretenimiento, la producción industrial, la guerra y el diseño de armamentos de uso humano y automatizados”

Por su parte, Giovanni Sartori es un pilar para los estudiosos de las Ciencias Políticas. Yo sólo, confieso mi pecado, he leído el legendario Homo videns: La sociedad teledirigida, una muy clara condena a todo el mecanismo ideológico que se sostiene y se implementa desde la televisión. Quizá la denostación hacia la televisión de este “homo videns” (por seguir la secuencia homo sapiens, homo faber, hoimo ludens) es tan categórica que podríamos juzgar su imparcialidad. Lo mismo debería pasar con Sobre la televisión de Pierre Bourdieu. Sin embargo, se nos escapa, en primera instancia, la fecha de su publicación, 1997. Hace veinte años nadie pensaba que un cacique de las televisoras como Silvio Berlusconi se convirtiera en presidente. Hace veinte años, la Internet no tenía el poder que, obviedad, hoy tiene. No por ello podemos dejar pasar las aseveraciones que siguen siendo vigentes, como aquellas relativas al ensalzamiento implícito en los mass media de la ignorancia: “La ignorancia casi se ha convertido en una virtud, como si se restableciera a un ser primigenio incontaminado e incorrupto; y con el mismo criterio, la incongruencia y el apocamiento mental se interpretan como un ‘sensibilidad superior’, como un esprit de finesse, que nos libera de la mezquindad del esprit de geometrie, de la aridez de la racionalidad”.

Se han ido dos grandes plumas, pero siempre nos quedan sus libros. Y ya sabemos que no hay mejor homenaje para un escritor que regresar, visitar, leer sus obras.

También los invito a mi blog

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM