6 hechos que han determinado la elección en Edoméx

Por Edmundo Cancino.

La caída estrepitosa del PAN, la inédita recuperación del PRD y la cerrada competencia entre MORENA y PRI del Estado de México por el primer lugar tiene explicación. Pero para encontrar esa explicación necesitamos bajarnos del entarimado y substituir gritería por reflexión. Veamos:

Desplome del PAN.

Por el lado del PAN, su caída es atribuible a su mala estrategia política y a la pobre vinculación de la elección mexiquense con la selección del candidato presidencial. Josefina tardó muchísimo en expresar su deseo de ser candidata. Si se hubiese destapado en el mes de febrero del año 2016, otro gallo cantaría.

El retraso creó escenarios negativos para los azules: los pleitos internos del PAN mexiquense por la dirigencia estatal llevaron casi a la parálisis al partido. Además, se permitió la confrontación entre los alcaldes de Huixquilucan y Naucalpan que terminó en el Ministerio Público, con el consecuente daño a su partido.

Pero existe otro hecho, el destape tardío de Josefina desalentó a quienes luchaban por la unión del PAN y el PRD. Josefina esperó a que le entregaran esa coalición en lugar de brindarse para fomentarla. Al final se canceló porque Josefina se debilitó y Zepeda fue creciendo.

Además, Josefina le dio prioridad a sus dirigentes nacionales y menospreció a dirigentes municipales y precandidatos que renunciaron para apoyarla. Adicionalmente, la panista cuenta con la peor asesoría que una candidata pueda tener en el control de daños y, para empeorar, su plataforma de lanzamiento de misiles falló. O bien, hubo fuego amigo y desde algunos lugares del PAN los golpes se dejaron pasar y las balas propias se dispararon mal. Al menos detecté dos al cuerpo de sus adversarios que se volvieron balazos al aire.

Expansión de MORENA y contracción del PRI.

El decrecimiento del PRI y el crecimiento de MORENA están ligados a dos hechos: el gasolinazo de diciembre y la errónea política internacional de Peña Nieto ante las elecciones en Estados Unidos.

En ningún lugar como en el Estado de México se sintió el efecto de ambos fenómenos. El gasolinazo produjo prácticamente una revuelta popular no vista en cien años de historia. De no haberse frenado, seguramente en este momento los saqueadores seguirían recorriendo las calles mexiquenses.

Aún cuando menos analizada públicamente, la errónea política del PRI respecto de Estados Unidos movió dos fibras sensibles de la sociedad mexiquense: por un lado, la angustia de miles de familiares de los casi dos millones de paisanos que viven en EEUU. En segundo lugar, los miles de proveedores de empresas trasnacionales del Estado de México, quienes, junto con sus trabajadores, vieron con preocupación el deterioro de las relaciones México-Estados Unidos.

Aún cuando el PRI frenó los gasolinazos y está reactivando las relaciones con EEUU, los efectos colaterales en las elecciones del Estado de México son palpables y casi irreversibles. De diciembre a la fecha, creció la presencia de MORENA y decreció el PRI. MORENA capitalizó el gasolinazo. De haberse dado un segundo gasolinazo, el PRI estaría en 8 o 10 puntos y Delfina ya habría rendido protesta como gobernadora.

Otros dos apuntes: En el PRI no se puede dejar de considerar la división que existe entre los gobernadores y cuyas heridas tardan en sanar. Los Chuayffet, los Montiel y los Eruviel no acaban de mirar con buenos ojos la candidatura de los Del Mazo. Y en el caso de MORENA, no pocos hablan de que si el candidato hubiese sido Horacio Duarte, la ventaja de ese partido sería mayor.

 PRD: Se levanta y camina.

En el caso del PRD la primera sorpresa no son los 15 o 17 puntos que las encuestas le dan. Para mí, lo admirable es que no esté en 3 puntos.

Todo estaba cantado contra el PRD: malos resultados en las elecciones del 2016; división de las dirigencias; salida de perredistas para engrosar MORENA; ruptura estatal; un candidato por el que, hasta junio del 2016, nadie apostaba y era cuestionado por débil.

MORENA y el PAN convirtieron al PRD en un botín electoral e hicieron todo lo posible por desaparecerlo: uno, pidiéndoles una unión que los habría aniquilado; el otro, golpeándolos para quitarles militantes. Hasta el PT rompió con ellos por débiles. AMLO no ha dado tregua y hoy sigue dejando caer bombas sobre el PRD con el objeto de mermarle militantes. No juzgo, así es la política y todos están en lo suyo.

En medio de esto, el PRD no despareció y está metido en la recta final. Ya superó al PAN en las encuestas. Dirigentes nacionales se sumaron a Zepeda. Gobernadores de la Ciudad de México y  Michoacán tienen la esperanza puesta en el Estado de México. Las corrientes rebeldes se alinearon. Ahora el PRD Edoméx se considera base para catapultar al partido en el 2018. Militantes de otros partidos han comenzado a dimitir para unírseles.

Al PRD lo ayudó, hasta ahora, que todos los vieron como el débil, lo descuidaron y hasta se percibe que algunos lo ayudaron por convenir a sus estrategias. Pero de continuar creciendo no duden que los misiles contra el Sol Azteca se van a multiplicar. AMLO ya lo entendió y tiró los primeros proyectiles. Sin embargo, la decisión más trascendental del PRD mexiquense fue dejar de considerar a los expresidentes municipales de Neza como la banca y comenzar a ver en ellos un potencial electoral que siempre se auto negaron. Dejaron de de pedir candidatos importados y tomaron de su cantera. El PRD mexiquense por fin hizo lo que todos los partidos de oposición deben hacer: preparar a los alcaldes de municipios grandes para ser candidatos a gobernador.

Ahora la gran pregunta es ¿tendrá suficiente tabaco la pipa de la paz que las tribus fumaron en torno a Juan Zepeda, como para garantizar no agresiones en la elección del presidente nacional del PRD y su candidato del 2018?

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM