243 hombres hicieron el test: ¿Son más necios que las mujeres? ¡Entérate!

La imagen del gorilón con garrote está presente en el imaginario colectivo: un hombre rudo y fuerte pero incapaz de pensar sobre lo que hace. Relacionada con la masculinidad está la testosterona, una hormona producida en los órganos sexuales y que está directamente involucrada en el incremento de la masa muscular y la aparición de vello corporal: macho alfa lomoplateado, vaya. ¿Pero hace la testosterona a los hombres más necios que sus contrapartes femeninas o incluso que otros hombres con menos testosterona?

Para averiguarlo, investigadores de Caltech, la Wharton School, Western University y el laboratorio ZRT realizaron un estudio en 243 hombres.

La intención: saber si al aumentar la testosterona los hombres confiaban más en su intuición (en lo que les latía) y menos en la reflexión cognitiva (proceso de toma de decisiones en que el individuo considera si lo que le “latió” sobre un tema determinado es correcto o no).

243 hombres fueron puestos a prueba: qué nervios.

El estudio incluyó a 243 hombres, seleccionados de forma aleatoria para recibir una dosis de gel de testosterona o un placebo antes de tomar una prueba de reflexión cognitiva. Además se hacía una prueba de matemáticas previamente para controlar la participación del sujeto, la motivación y habilidades básicas de matemáticas.

Los participantes no tenían límite de tiempo para la prueba y se les ofreció un dólar por cada respuesta correcta y dos dólares extras si respondían todo bien.

Resultado: la testosterona NO ayuda a la reflexión.

La vox populi tenía razón: los gorilones son más necios. Los resultados muestran que el grupo que recibió la testosterona tuvo calificaciones significativamente más bajas que el grupo que recibió el placebo. En promedio tuvieron un 20% menos de respuestas correctas.

Además, el grupo de testosterona respondió a las respuestas equivocadas más rápido y a las correctas más lento, dijeron los autores. El mismo efecto no se notó en los resultados de las pruebas básicas de mates aplicadas a ambos grupos.

El estudio concluye que “los resultados demuestran un claro y rotundo efecto causal de la testosterona sobre la cognición humana y el proceso de toma de decisiones”.

¿Pero porqué ¡¡¡porqué!!! la testosterona me hace esto?

Los investigadores creen que se debe a que los efectos de la testosterona están relacionados con un incremento en la confianza en sí mismo. El macho testosteroneado-lomo-plateado busca con mayor fuerza el estatus social y algunos estudios han demostrado que la confianza mejora el estatus.

“Creemos que la testosterona aumenta la confianza. Si tienes más confianza en ti mismo, crees que estás en lo correcto y no tendrás las dudas suficientes como para corregir tus errores”, dice Colin Camerer, uno de los autores del estudio.

Aguas con los tratamientos con testosterona: autores. 

Colin Camerer, de Caltech, dice que los resultados del estudio ponen en tela de juicio a la industria de la terapia de reemplazo de testosterona, que busca de forma primordial revertir la falta de deseo sexual en hombres de mediana edad.

“Los hombres quieren testosterona pero ¿hay otros efectos? ¿los hombres que la usan se tornan más necios y creen que saben cosas que en realidad no saben?”

“Nosotros encontramos que el grupo de testosterona tomaba decisiones arriesgadas en pruebas mentales donde tu intuición inicial normalmente está equivocada”, dice Colin Camerer de Caltech. “La testosterona o bien inhibe el proceso de revisión mental de tu trabajo o incremente el sentimiento intuitivo de que definitivamente estoy en lo correcto“.

Puedes leer el estudio completo dando clic en este vínculo (está en inglés).

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM