La otra elección del 2017: 100 mil aspirantes en busca de chamba

Por Edmundo Cancino. Para el 2018 en el Estado de México se aplicará por vez primera la figura de reelección de ayuntamientos y diputados. Este tema, junto con los resultados de la elección de gobernador, trae en crisis nerviosa a más de cien mil aspirantes de los diferentes partidos. Unos para repetir en el ayuntamiento o como diputado, y otros para quitar al que quiere repetir. Como sea, pero habrá guerra en todos los partidos. La disputa por las candidaturas del 18 ya está a todo lo que da, nadie se está esperando*. Veamos por qué:

Una hambrienta jauría de políticos mexiquenses se truenan la cabeza haciendo sumas y restas, tratando de predecir el resultado de la elección, no porque estén preocupados por el candidato(a) a gobernador(a), sino porque de acuerdo al resultado sabrán si ellos son regidores, alcaldes, diputados o al menos integrantes de la administración municipal.

Hablemos pues de esa desenfrenada jauría que se mueve atrás de los Del Mazo, los Zepeda, las Delfinas o las Josefinas.

Existe un hecho jurídico que está influyendo en las elecciones: por vez primera en la historia electoral del Estado de México se permitirá la reelección de ayuntamientos y diputados. Todos los regidores, alcaldes y diputados que quieren repetir (LA MAYORÍA) están velando armas en su zona de influencia. Sean del PAN, PRD, PRI o MORENA cuidan su territorio electoral, no para hacerle un favor a su candidato a gobernador, sino para conservar el poder regional.

Por eso, se espantan cuando su candidato (a) cae en porcentajes o se alía con alguien. Una caída porcentual es equivalente a “ya no fui candidato”. Una nueva alianza significa que el partido ya le dio entrada a otro competidor interno.  ¿Quieren saber por qué muchos alcaldes de grandes municipios no aspiraron a ser candidatos a gobernador? Esta es la razón: prefieren jugar por una reelección municipal a entrar al incierto terreno de buscar ser gobernador.

El enorme esfuerzo de ser reelecto no crean que es bien visto por todos los militantes de su propio partido. En cada distrito y municipio existen diversos grupos que aspiran al poder regional, pero ahora deben enfrentar a un alcalde, regidor o diputado que se puede reelegir. Adelanto que, como nunca, la elección de candidatos a alcaldes y diputados en el 2018 será una carnicería.

A la luz de lo anterior, nos podemos explicar mejor el comportamiento de varios partidos en torno a la elección de gobernador. Veamos:

La competencia entre el PRI y sus partidos aliados.

En el PRI no piensen que los militantes de base están tan contentos con tanto aliado alrededor de Del Mazo. Cada acuerdo para sacar adelante el 2017, significa menos olotes para los burros del 2018. ¿O a poco creen que el pacto del PRI con el PES, con el Verde y con Nueva Alianza es de gratis?. Van de por medio muchos acuerdos en distritos, municipios y regidurías. Muchos priistas que están peleando por su candidato a gobernador se van a quedar mirando porque su región ya se pactó para otros.

¿AMLO garantiza la alcaldía?

MORENA está metida en un verdadero lío. La apertura de puertas que ordenó Andrés Manuel y que permitió la entrada de cientos de hambreados aspirantes traerá sus consecuencias para el 2018. En muchos municipios y distritos se apuesta a que la candidatura presidencial de AMLO garantice el triunfo regional. Ya se volvió ley la idea de que basta ser el candidato de MORENA para tener amarrado el triunfo. Pero Andrés, al abrir las puertas, ya les complicó la cosa porque la lista de candidatos puede ser muy grande. Al tiempo: en MORENA veremos conflictos internos en serio para designar candidatos a alcalde, regidor, síndico o diputado.

Round 2: Los Chuchos contra Zepeda.

En el PRD, Los Chuchos se vieron obligados a montarse al carro de Zepeda no porque lo quisieran, sino porque no les quedaba de otra. Muchos de los municipios que gobierna el PRD pertenecen a la corriente de Los Chuchos. Habían recibido la orden de no respaldar, pero conforme creció la campaña de Zepeda sintieron que era un error estratégico a nivel municipal y distrital. Si los electores no ven al alcalde al lado del candidato Zepeda, pues entonces no va a ver reelección.  Esta es la causa principal por la cual Los Chuchos terminaron apoyando a Zepeda. A los perredistas de estructura, a los mañosos, a los tradicionales no les interesa que gané Zepeda el Estado, sino que gané en su municipio. Eso les permitirá competir, asegurar regidurías, aumentar los diputados de lista, estar en la administración, en fin…

PAN: primero yo, después Josefina.

En el PAN los políticos regionales ya no apuestan por el triunfo estatal, sino por victorias o porcentajes regionales dignos. Los presidentes municipales en funciones piensan en la propia reelección y de ahí que no quieran un bajo porcentaje que los deje en estado de vulnerabilidad para repetir. Cada alcalde azul buscará ganar su municipio para crear condiciones de ser reelecto. Un resultado contrario es la muerte.

Esta es la real política. Cuando usted vea a uno de esos militantes entusiasmados que llenan las redes con ofensas, preocupaciones e insultos a lo mejor es un apasionado defensor de su candidato, sus ideales y su partido. Pero también puede ser un miembro de la parvada, una abeja más del enjambre, o un integrante furioso de la jauría que anda a la caza de candidaturas para el 2018.

*Nota: En el 2018 se van a elegir (o reelegir) en el Estado de México 125 alcaldes, 143 síndicos, 1361 regidores y 75 diputados locales. Además se elegirán 41 diputados federales (más los de representación) y 3 senadores (más los de representación).

Para elegirlos habrán de registrarse casi 23 mil candidatos y habrá entre todos los partidos más o menos 100 mil aspirantes. 

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM