Soy otro, y este otro también te ama

Humo de mis plegarias WordPress cabezal Por Óscar Vargas Duarte

Ahora soy otro, esto es sentido común, no espero aplausos porque es de la inteligencia colectiva, soy otro, no veo del mismo modo la revelación en el ocaso, no encuentro el mismo hombre en el espejo, la muerte no me produce el miedo de antes, y no es la misma muerte de la que puedo hablar en este instante.  Mis palabras son masticadas y salivadas para producir otro sentimiento, no el de ayer o el de hace tiempo, muerdo como el tiempo lo ha hecho conmigo, son otros jugos gástricos los que atinan a enumerar mis apetitos.

He cambiado de zapatos y con la misma frecuencia lo he hecho con la ropa, la apariencia no refleja los cambios del que era al que soy, un murmullo me habla antes y después de las palabras, un susurro me convoca al silencio, y en el placer de estar callado soy de otros modos, lo sé ahora, todo es inasible, mi satisfacción anterior y la actual están basadas en una manera diferente de saberme en el mundo.

Puedo correr y caer vencido de cansancio sin que esto suponga una fatiga, ir tras la sombra como si la tarde entera se acomodara llena de sol a mi espalda, también, al contrario, ir sin la borrasca en los ojos sintiendo el aire con el sol darle color a los trazos en mi cara, antes no sé, mañana tampoco, pero estas cosas no las percibo con el mismo corazón, si es que este puede sentir las emociones.

Otro, uno que estaba bajo la piel, uno que va cobrando distancias y se atiene apenas al tiempo que posee en un segundo, uno que sabe del cambio sin afrenta, del ir y volver, y caer y levantarse pensando en que todos alrededor son lo mismo, los mismos seres ante la soledad del universo, los mismos llenos de la saciedad de toda la existencia, otro en todo caso, en constante movimiento interno, aunque afuera todo parezca estático en las formas.

No pienso en las islas como lugares lejanos y encarcelados por el mar, también lo es el continente, y más aún el planeta entero encallado en medio del universo, no me ufano de ser el centro de nada, no me maravillo de poder alguno, así, soy otro aplaudiendo la fragilidad de estar en un lugar del que no se otra cosa más que ha sido hilado en el vacío. Persistir es el mayor de mis capitales, quizá el único, persisto en estar, en mantenerme en el presente, en ir detrás y adelante, en combinar mi existencia con los otros, los que como yo persisten en seguir hacia adelante, aun estando seguros de que somos apenas un punto subrayando el peso de la nada.

Soy otro, incrustado en lo inexacto, detonando pensamientos entre una y otra borrasca, entendiendo que la cordura es una manera más de apropiarse del mundo, apreciando la indiferencia del universo por mi existencia, degustando el asombro con el cual toda la existencia me convoca. Nacido vivo, y manteniendo siempre un pie en el otro lado nombrado por la muerte, un pie en este lado nombrado por la vida, con la desazón de todos los vivientes que han entendido que cordura es apenas una manera de asentarse cada día, que locura es lo mismo solo que entre menos gente.

Este, el de ahora ya no es el mismo, soy otro, y este otro también te ama.

Blog

Twitter

Correo electrónico

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM