Zepeda traiciona a Mancera, Aureoles y Graco. Se autodestapa para el 18

Zepeda traiciona el pacto con Mancera y abre su propia ruta para ser candidato del PRD

Juan Zepeda traicionó los acuerdos con Graco, Marcelo y Aureoles y se autodestapó como candidato a presidente de la República por el PRD a pesar de haber declarado de forma insistente que no lo haría. De esta forma bombardeó y destruyó el pacto que tomaron los integrantes de su partido y llenó de confusión la ruta anunciada por Alejandra Barrales de crear un frente para ganar la presidencia. Dijo que él no coincide en una alianza única con el PAN o con un candidato panista. Con esta actitud inició prácticamente una guerra de Tribus perredistas.

Durante una entrevista con el periodista Luis Cárdenas a través de MVS, en donde se vio a una Zepeda dudoso de sus afirmaciones y en cierto momento hasta confuso, el excandidato del PRD al gobierno del Estado de México dijo que nunca respaldaría la candidatura de un panista. Sin embargo, después afirmó lo contrario y dijo que sí lo haría si otras fuerzas políticas participan en el Frente.

Juan Zepeda en los últimos días se dedicó a recorrer algunos estados de la República en donde lo único que dijo fue que no sería ni candidato a presidente de la República, ni tampoco candidato a presidente nacional del PRD. Pero, en la entrevista aseguró de forma categórica que le gustaría ser el candidato del Frente y que para ello cuenta con el respaldo de su expresión en el PRD. De esta forma reculó de sus propias palabras y traicionó el pacto con los gobernadores poniendo en crisis la unidad del PRD en sus momentos más difíciles.

Esta postura mete más ruido que claridad al acuerdo del PRD. Zepeda se había comprometido públicamente a no estorbar la ruta de elección de un candidato amarillo en donde el gobernador de Michoacán, el gobernador de la Ciudad de México y el gobernador de Morelos han expresado sus intenciones de competir. De esta forma, aún cuando Zepeda no apoyaba claramente a ninguno, sí declaraba de manera firme y contundente que él no sería el candidato.

Es claro que su nueva posición de querer ser el candidato producirá una reacción fuerte de los gobernadores perredistas, quienes seguramente le pedirán cumplir con la palabra empeñada de forma hasta pública. Si Zepeda quería ser un factor de unidad, no está haciendo lo que se requiere y por vez primera después de la campaña a gobernador se observa en sus posturas falta de claridad, sentido y congruencia.

Su nueva postura política, abre una ruta de confusión y enfrentamientos internos que parecía haber quedado superada con la conferencia de prensa de ayer en que líderes de tribu, comité ejecutivo y gobernadores aparecieron sonrientes mostrando a la nación el resultado de sus pláticas.

En síntesis, el PRD comenzó a jugar a la confusión. Pues mientras el domingo 25 de junio aparecen todos los líderes de tribu, todos los gobernadores y el propio Juan Zepeda dando una conferencia de prensa donde dicen que están de acuerdo en una ruta, al siguiente día después aparece Zepeda bombardeando el acuerdo y metiendo confusión.

¿ADN está o no está de acuerdo en ir con el PAN?. Si no está de acuerdo ¿Por qué acude a la conferencia de prensa donde de manera silenciosa y con su presencia acepta el documento leído por Barrales? Pero si está de acuerdo, ¿Por qué unas horas después de leído el documento Juan Zepeda aparece bombardeándolo y restándole toda credibilidad al mismo?

Queriendo encontrar una vía libre de tráfico, el PRD terminó metiéndose a una ruta congestionada, sin reglas claras y sin agente de tránsito que la destrabe. La debacle, la ruptura y la guerra que se avecina tiene un responsable: Juan Zepeda, el mismo que dijo que no aspiraría a nada más que a la unidad de su partido.

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM