El Holocausto con ratones

Normalmente estoy acostumbrado a leer libros de puras letritas. Lo sé, eso no es muy común en este país. Tampoco leer novelas gráficas. Los lectores “serios” las denigran por “simples” y los asiduos al libro vaquero las marginan por “elevadas”. Me queda claro (y siguiendo a Gabriel García Márquez) que la necesidad de contarnos historias excede los límites de los géneros (literatura, cine, música, teatro, cómics, y un largo etcétera). Necesitamos contarle nuestra historia a los demás, así como conocer las historias de otros, para que la realidad nos sea mucho más llevadera.

La novela gráfica de Art Spiegelman Maus es uno de esos clásicos que ya tienen asegurado un lugar en los anaqueles de la historia de ese género, además del Premio Pulitzer. La historia parece simple, Artie quiere dibujar una historia sobre la vida de su padre, Vladek, durante la Segunda Guerra Mundial. La aparente ligereza de los trazos de autor y la combinación blanco-negro perfilan un enfoque en la anécdota: Vladek y sus hazañas para sobrevivir el genocidio nazi. Al mismo tiempo, se revela la relación padre-hijo que, en la segunda parte, alcanza un nivel cumbre.

El horror del Holocausto no ha dejado de ser estremecedor ni lo dejará. No hay en la historia una etapa de mayor crisis de “humanidad”. Por el contrario, sólo la Inquisición puede competir (en intensidad y lapso) con semejante crueldad. Sin embargo, y eso es lo peor, nuestra raza humana puede superarse. No digo nada nuevo, pero es necesario que no se olvide ese horror, para no repetirlo. Y esta novela apunta en ello.

El punto de quiebre de esta canónica novela gráfica es ese matiz del narrador Artie para sugerir sin enfocarse en la sutil y delicada relación padre-hijo, la cual ⸺para bien de la obra⸺ está al mismo nivel de importancia que los recuerdos del Holocausto. Ese detalle nos hace vincularnos un poco más que con otras narraciones sobre el Holocausto. En suma,  esta novela gráfica es una buena forma de adentrarse en cualquiera de esos temas, con potencia, intensidad y contundencia

También los invito a mi blog.

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM