Juan Alonso Verdiguel recibe Doctorado Honoris Causa

Ciudad de México. Julio del 2017.- Por sus aportaciones al conocimiento, investigación y enseñanza de la práctica contable y fiscal, así como por su apoyo a rescatistas que salvan vidas en todo el mundo,  de El Dr Juan Alonso Verdiguel Estrada fue reconocido con el Doctorado Honoris Causa que se le entregó en la Sede Alterna del Senado de la República. Al acto asistieron como invitados especiales dirigentes y militantes del Partido Vía Radical.
Durante su discurso de recepción, el Doctor Juan Alonso reconoció el trabajo de la Comisión de gobierno al frente del Partido Vía Radical y de manera especial de Irak Vargas y afirmó que están comprometidos con el Estado de México para que la gente tenga una mejor calidad de vida.
El Doctor Juan Alonso tiene de manera especial mucha presencia en el municipio de Tlalnepantla Estado de México. Sin embargo, es reconocido en el país y en otras partes del mundo tanto por sus contribuciones a los conocimientos y la practica contable y fiscal, así como por su labor altruista al respaldar al grupo profesional denominado cuerpo de Bomberos Paramédicos Topos Usar Brec A.C. del cual es presidente honorífico. De este cuerpo es comandante Carlos Cienfuegos y la organización ha sido reconocida a nivel mundial por haber participado en diversos rescates. El Dr Juan Alonso también respalda a la fundación Albergue Dar es Amar AC, la cual da cobertura a niños con cáncer y es presidida por Patricia Muñoz.

“Por eso, dijo, me atreví a decirlo aquí en la cámara de senadores, con mucho orgullo, que los militantes de Vía Radical son un ejemplo que seguir”. Sostuvo que “en este momento me tocó recibir un reconocimiento que comparte con los militantes de Vía Radical porque todos somos vía radical”.
El Doctor Juan Alonso Verdiguel Estrada, realizo sus estudios en las siguientes instituciones: Centro Educativo Anáhuac (Anáhuac), Universidad Tecnológica de México (UNITEC), Centro Universitario México (CUM), Centro de Posgrados del Estado de México (CPEM). Es socio fundador y Subdirector General de la firma de contadores y abogados “Grupo Verdiguel”, teniendo por más de 26 años un desarrollo profesional en el ámbito fiscal-legal. Se ha desempeñado como asesor de empresas triple A y para la cámara de diputados. Ha sido catedrático a nivel maestría y doctorado, recibiendo diversas condecoraciones por ser un sobresaliente conferencista a nivel nacional en temas fiscales, legales y alta dirección, siendo una persona con alto sentido de aportación a la sociedad.
Durante la ceremonia el doctor agradeció a la Universidad Ejecutiva del Estado de México (UEEM), Dr. José Lew Domínguez Moreno, a la Asociación Nacional de Locutores, Dra. Rosalía Buaún Sánchez, y a la Cámara de Senadores, por el reconocimiento que se le otorgó del Doctorado Honoris Causa.
El sismo de 1985, en el Distrito Federal, marcó a Carlos Morales Cienfuegos, que para ese entonces ya era paramédico voluntario. La labor altruista, nos dice él mismo, la heredó de sus padres y abuelos, quienes se formaron como paramédicos en la Cruz Roja del Estado de México y Distrito Federal.
Con el terremoto de 1985, Morales Cienfuegos se integró a las brigadas de rescatistas que laboraron en los edificios colapsados y lograron rescatar a cientos de personas, la mayoría con vida, aunque también rescataron a quienes desgraciadamente ya habían fallecido.
Ahí fue donde se integró al grupo Topos y en la actualidad es comandante del grupo Topos USAR BREC, con la que ha participado en labores de rescate en 26 países en los cinco continentes.
“Por nuestra labor de ayudar, hemos participado en los desastres más grandes de la humanidad en los últimos años, como en las Torres Gemelas de Nueva York, los tres tsunamis en Asia, el terremoto en Haití y recientemente en el accidente de planta nuclear en Japón”, señala.

Cienfuegos habla de su experiencia en rescates

 


En la ceremonia de entrega del doctorado estuvo como invitado especial el comandante Carlos Morales Cienfuegos quien se encuentra en la capital  a invitación de David Graham, fundador y presidente del grupo de rescate voluntario Sherpas, para impartir el curso de rescate en espacios confinados (REC) a paramédicos de la ciudad.
En el curso-taller participan elementos del Cuerpo de Bomberos, paramédicos de los Servicios de Urgencias Médicas Municipales (SUMM) de San Jacinto Amilpas y paramédicos voluntarios de otras agrupaciones de auxilio y socorro de la entidad.
Con toda una vida de experiencia en las labores de rescate, Cienfuegos señala que cada catástrofe o desastre es distinta. “No hay ninguna igual”, precisa.
“Por ello, es necesario que los paramédicos y rescatistas de primer contacto estén capacitados ante cada situación, ya que por ejemplo, no es lo mismo trabajar en edificios colapsados que en espacios confinados, ya que se requiere de equipo y estrategia distinta”, dice.
Detalla que una estructura colapsada puede ser producto de un sismo o terremoto, mientras que el espacio confinado es donde el área es muy reducida, como por ejemplo, alguna alcantarilla o pozo, donde se debe descender ante el riesgo de la presencia de sustancias tóxicas, como gases.
“El rescatista o paramédico debe contar con el equipo de protección personal adecuado, si no, lejos de ayudar a la víctima, se puede convertir en una víctima más; para esos casos, es de vital importancia contar con el equipo de respiración autónoma”, explica.
Señala que entiende la desesperación por salvar a su familiar o conocido, pero un rescatista no se puede arriesgar si no cuenta con el equipo de protección, por lo cual considera importante que se capaciten en las diversas especialidades, todo con la finalidad de evitar sufrir algún accidente durante su actividad.
“CAPACITADO PARA TODO”
“Las situaciones son muy distintas y se debe estar capacitado para todo; en Haití, por ejemplo, rescatamos 14 personas con vida de estructuras colapsadas, mientras que en los tsunamis de Asia, la mayoría se rescataron sin vida, ya que quienes no murieron atrapados, fallecieron por ahogamiento debido al nivel del agua”, recuerda.
Por el amor que le tiene a su actividad, se ha dedicado a impartir cursos sobre los diferentes tipos de rescates.
–¿Qué siente al rescatar una vida?
–Es una satisfacción increíble, pero lo más importante no es lo que hagas en el momento, sino que lo puedas transmitir a los demás.
“Es necesario que los paramédicos y rescatistas de primer contacto estén capacitados ante cada situación, ya que por ejemplo, no es lo mismo trabajar en edificios colapsados que en espacios confinados, ya que se requiere de equipo y estrategia distinta”.

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM