Combatir el calor

De niño me espantaba la frase “cuando el destino nos alcance”, que tenía un tono de amenaza y otro de resignación casi apocalíptica. Hoy el destino nos ha alcanzado en muchas formas, la más preocupante es la ecológica. La temporada de calor ha vuelto a poner en boca de todos la urgencia por contrarrestar la devastación en el planeta.

3329713707_7376878a90_zEl cemento, asfalto y la poca vegetación han convertido a las ciudades en el fondo de un sartén. Así imagino ese aumento de hasta 10 grados centígrados producido en las ciudad por el fenómeno denominado “islas de calor”. En Toluca fluctúa los 30° [1] . En el Estado de México habrá cerca de 3 mil hectareas con afectaciones. En ciertas zonas del país la temperatura superó los 45° centígrados. La coyuntura es complicada… ¿Cuál es el contexto? Los especialistas lo saben bien: México está dentro de las expansión de las zonas urbanas previstas para 2050, 71% de la población está asentada en las zonas urbanas, las cuales generan 80% de la riqueza, consumen 75% de recursos naturales, concentran 54% de la población, emite 71% de los gases de efecto invernadero y 50% de los residuos sólidos. 

Las ciudades son el punto estratégico. Pero, ¿qué podemos hacer? En primera instancia, la concientización. Somos una milésima parte de la biomasa de la tierra, es decir de lo que hay en el planeta quitando el agua: ¡la milésima! Y a pesar de ser como un grano de arena la hemos devastado. Nos toca pensar en el consumo responsable, sustentable y sostenible, con la respectiva reducción de basura, gasto energético, etcétera. La segunda es promover la arquitectura citadina proclive a los muros verdes, así como a los jardines y bosques verticales, para al menos contrarrestar las causas que provocan las “islas de calor”. Y la tercera es orientarnos hacia la agroecología, una tendencia muy pertinente para reducir el castigo al medio ambiente, las emisiones tóxicas, monocultivos uso de fertilizantes (y producción de los mismos), entre otras cosas. Las tres se pueden hacer desde el ámbito particular y también desde lo colectivo, lo institucional y lo gubernamental.

3025636742_954abb0ddb_b

De tal forma, la ciencia y los especialistas de la ciencia (particularmente los que la hacen desde el ámbito académico) abren un abanico de posibilidades que nos debe hacer pensar en una colaboración puntual con las instituciones que generan las políticas públicas desde consejerías hasta implicación y colaboración en el diseño y construcción de las políticas públicas.

PD. Ya pasados los treinta me puse a buscar qué era eso de “Cuándo el destino nos alcance”. Sin duda, la película protagonizada por Charlton Heston sigue siendo, como toda ciencia ficción, de una latencia tenebrosa.

1 Morales Méndez, Carlos Constantino; Madrigal Uribe, Delfino; González Becerril, Lidia Alejandra, Isla de calor en Toluca, México Ciencia Ergo Sum, vol. 14, núm. 3, noviembre-febrero, 2007, pp. 307-316 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México  

También los invito a mi blog heberquijano.com

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM