Vacunas e Influenza

Por Dr. Edwin Mejía Vaca

Seguramente has escuchado de las vacunas. Hay vacunas contra la tuberculosis, contra la hepatitis B, contra el rotavirus, contra el neumococo, sarampión, rubiola, tétanos y otras más. Hoy vamos a hablar específicamente de la vacuna contra la influenza estacional que es la que se nos presenta en la temporada de fríos que ya estamos entrando.

Pero antes vamos a ver qué es en lo general una vacuna. Las vacunas en su mayor cantidad sirven para prevenir enfermedades que pudieran ser hasta mortales.

Otra característica sorprendente y hasta alucinante es la manera como se descubrió que se preparan las vacunas. Curiosamente se hacen con los propios bichos que nos atacan. Pero esos bichos son previamente debilitados o hasta se agregan muertos. Al estar debilitados nuestro organismo se enseña a combatirlos de tal modo que cuando llegan los bichos fuertes nuestro cuerpo ya está listo y podríamos decir que entrenado para acabar con ellos.

Ahora hablemos de la influenza estacional. Se le dice estacional porque se presenta durante la temporada de fríos como la que está iniciando y que en mi querida Toluca pega un más duro que en otras ciudades cálidas.

Así es que en el mes de diciembre no nada más llega Santa Claus o en enero los Santos Reyes. La temporada invernal es un indicativo de que la influenza también llegó.

Ahora bien, este virus ataca de manera preferente a los menores de cinco años, adultos mayores de 60 años y a personas que tengan enfermedades crónicas y por lo tanto su organismo se encuentra debilitado. Por ello es recomendable que quienes se encuentren en este perfil durante la temporada invernal se vacunen contra la influenza.

Ahora bien, lo más recomendable es que se vacunen todas y todos.

Hay otro tema del que les quiero hablar: los seudocientíficos que se dedican a espantar a la gente con el cuento de que las vacunas nos hacen más daño que bien. Esto es absolutamente falso. Las vacunas nos salvan, en el caso específico de la influenza, nos pueden evitar padecer neumonía atípica, es decir, permanecer varios días en el hospital, terapia intensiva e, incluso, fallecer.

Así es que las molestias que puede causar una vacuna son cosa menor en relación con el daño que podemos sufrir si no nos las aplicamos.

Ahora bien, la vacuna contra la influenza de manera general tiene efectos que pueden ser desde un pequeño dolor local en la zona de la aplicación hasta una gripa controlada.

Pero si tienen un pequeño temor a ponértela siempre debes tener presente el enorme riesgo de no hacerlo.

Los lugares en donde te puedes aplicar una vacuna son en las dependencias de salud del gobierno, centros de salud y puestos de vacunación que pone el gobierno. Incluso las puedes comprar con los doctores particulares, quienes ahí mismo te la aplican. Es un pequeño piquetito que te ayuda a pasártela bien en temporada invernal.

Anuncio UAEM
Anuncio UAEM