Lunes 11 de diciembre del 2017

La mujer que me gusta

Por Óscar Vargas Duarte Dice mi madre, lleva a tu casa a una mujer por quien quieras volver temprano del trabajo, a quien te...

5 razones por las que amamos la música

Me cuesta trabajo encontrar una persona en mis pocos años de vida que reniega, que diga públicamente que no le gusta la música. Aborrecemos...

La gente se fuga de sí misma porque no cabe en sus propias reglas

Por Óscar Vargas Duarte Todos los caminos conducen al espejo en que te miras. Los que salen en sus autos a las afueras de la...

Poesía de la diversidad sexual

Debo confesar que las prisas (¿acaso el tiempo se detiene?) no me habían permitido escribir sobre este libro, que había dejado en el tintero,...

Conexiones para estar desconectado

Por Óscar Vargas Duarte 12:21 a.m., una buena hora para estar despierto. La calle apuesta por el silencio. En la habitación la música de...

El lenguaje de los símbolos

Si hay una forma de traducir historias enteras, si hay una forma de conjugar los grandes conocimientos místicos en imágenes, si hay una forma...

Duerme como si el mundo naciera de tu sueño

Por Óscar Vargas Duarte Quiero ser tú; haz que valga la pena. Uno de los compañeros de la universidad estaba convencido de que los seres...

El hábito de la traición

La traición “supone” una cobardía y una depravación detestable, decía el Barón de Holbach. Le pongo comillas a la frase del alemán porque creo...

Nunca es tarde o temprano, solo no es el tiempo correcto

Por Óscar Vargas Duarte Observo hacia la puerta del restaurante, contemplo a una pareja que está entrando, traen un paraguas y no está lloviendo. El...

Mamá es también una pesadilla

Vivimos en un país en el que las mujeres tienen que cuidarse de todo y de todos. Las cifras, que son muchas, de muy...