Como en los últimos 30 años en Edoméx: encuestas van contra el PRI

Como en los últimos 30 años, todas las encuestas predicen que el PRI perderá las elecciones de gobernador(a) de forma aplastante, contundente y segura. Como en los últimos 30 años la oposición priista se siente confiada y se tira a la hamaca. Desde ahora, y antes de ganar los morenistas se disputan las posiciones y alrededor de la candidata se crea una peligrosa burbuja que no deja pasar ninguna iniciativa de las bases.

¿Esto es una crónica de lo que siempre ha pasado? Al menos entre los morenistas del Estado de México: si. Incluso alrededor de Morena aparecen las tradicionales rémoras que sin tener peso político, sin hacer nada y desde antes de la campaña ya tienen asegurado el 15 por ciento de la votación. Tal es el caso del PT y del Partido Verde.

¿Qué es lo que puede cambiar? ¿Cuál es la variable de la ecuación que puede provocar la caída del PRI y la renovación del poder ejecutivo del Estado de México? ¿En dónde está el punto débil que puede permitir la caída del grupo Atlacomulco? No le busquen mucho, la respuesta es: Andrés Manuel López Obrador. Un presidente político que sabe mucho de procesos electorales y conoce a la clase política del Estado de México.

Hasta ahora todo parece indicar que AMLO respaldará con todo a Delfina Gómez, la segura candidata de Morena al gobierno del Estado de México. Obrador impulso un programa de becarios que amparo a cientos de miles de mexiquenses y con ello hace un contrapeso a la política de salario rosa desarrollada por el Grupo Atlacomulco. Además, Obrador trae de la mano al gobernador Alfredo del Mazo quien hasta la fecha se ha comportado con más docilidad incluso que muchos gobernadores y gobernadoras de Morena.

Lo anterior es cierto. Fue más fácil que a Obrador se le volteara su candidato de Coahuila que Del Mazo moviera un dedo en contra de él.

Todo lo anterior hace suponer a muchos que Del Mazo ya entregó la plaza y está asegurando dos cosas: por un lado no ir a la cárcel por los múltiples desvíos realizados en su gobierno y de los cuales seguramente el gobierno federal está enterado. Y, por el otro, asegurar la plaza de embajador que parece el premio de conciliación que AMLO le está dando a los exgobernadores.

Sin embargo, también existe la otra versión: AMLO aún está comprometido con Enrique Peña Nieto y desde ahora ya entregó la plaza dejando que los morenistas del Estado de México hagan no sólo una campaña de bajo perfil, sino operada por una persona que tiene casi treinta años sirviendo ocultamente al PRI: Higinio Martínez.

En este sentido, y en efecto, en el Estado de México viene pasando lo mismo que ha pasado en las últimas 5 elecciones de gobernador. La diferencia es la presencia del presidente AMLO y del gobernador Del Mazo. ¿Cuál de los dos pactos prevalecerá? ¿Quién ya entregó la plaza? Eso es algo que sabremos desafortunadamente hasta el día de la elección. La otra, es que Delfina dé un golpe en la mesa y cambie su estrategia de campaña que a todas luces es bastante endeble.

Columna Cuentos y Cuentas. Edmundo Cancino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s