Elecciones Elecciones Nacional Opinión

Fue la frustración, el principal origen del pacto de los grupos Hidalgo y Atlacomulco.

 

Cuentos y Cuentas WordPress post cabeza 470x150

¿Qué se entiende por “acuerdo político” entre el Grupo Hidalgo y el Grupo Atlacomulco? Hasta donde lo vemos, tienen un viejo convenio de luchar juntos por ganar la Presidencia de la República, administrarla y conservarla el mayor tiempo posible.

No necesitamos tener información de dónde, cuándo y cómo fueron las reuniones para llegar a ese convenio. No se requiere ver qué tipo de árbol es y cómo lo plantaron. Como dicen los muy enterados en la religión: “por sus frutos los conoceréis”.

Lo primero que unió al grupo Atlacomulco y al Hidalgo fue su constante frustración para llegar a la presidencia de la República. Durante poco más de 50 años, ambos grupos produjeron una serie de políticos que aspiraron a ganar la Presidencia de la República.

La desesperación de ambas organizaciones políticas, sin lugar a dudas, se vio acrecentada cuando el PRI perdió el poder federal frente a un PAN que en el año 2000 parecía haber llegado a la silla presidencia para no retirarse jamás.

Durante el proceso de elección del candidato a presidente de la República que peleó contra Felipe Calderón, los integrantes del grupo Atlacomulco e Hidalgo, se dieron cuenta que existían otras organizaciones políticas priistas que sencillamente, con relativa facilidad, pasaban por arriba de ellos.

El desastroso resultado de las aspiraciones presidenciales de Arturo Montiel nos puede dar una idea clara de las frustraciones a las cuales nos referimos. El hombre fuerte del Grupo Atlacomulco fue tan severamente golpeado, que incluso al interior de su familia se produjo una crisis de integración que hasta la fecha la padece.

Los grupos políticos priistas del Norte y del Golfo no sólo hicieron a un lado a Montiel, sino se ensañaron. Lo persiguieron hasta el grado no sólo de que renunciará a la candidatura, sino prácticamente se retirara de la vida política.

Sin embargo, los grupos Hidalgo y Atlacomulco le cobraron la factura a sus adversarios internos: no votaron  y debilitaron el resultado electoral de su partido que le terminó dando el triunfo a Felipe Calderón.

De esto seguiré hablando hasta llegar al momento de reflexionar qué está sucediendo en este momento y qué va a suceder en un futuro mediato en la relación entre el grupo Hidalgo y el Grupo Atlacomulco. Por hoy Vale. (edmundocancino@lector24.online)