Elecciones Opinión

PAN y PT. Ya hubo acuerdo de cúpula. El reto difícil es  bajarlo a municipios

 

Cuentos y Cuentas WordPress post cabeza 470x150

Marzo 5 2015. Luego del convenio de ir juntos en las elecciones municipales, los dirigentes estatales del PT y el PAN han mantenido el gesto alegre y la esperanza en popa. Sin embargo, el convenio no deja de ser un acuerdo de cúpula que, en la práctica, todavía falta bajarlo a los municipios. Y ahí las cosas se pueden complicar.

Reunir a los dirigentes del PT y del PAN no es difícil. Se conocen y conviven. Tanto Ulises Ramírez, del PAN, como Oscar González, del PT son diputados locales y comparten el pan y la sal en las reuniones de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado. De hecho, ahí se generó el inicio de las pláticas, aún cuando la concreción de las mismas fue en conocido restaurante de la ciudad de Toluca, situado a unos cuantos metros de las oficinas del Instituto Electoral del Estado de México.

Pero si todo está bien en las alturas, el reto es ahora reunir a los dirigentes municipales del PT y del PAN no sólo para ir a un mitin, sino para compartir una planilla. No es un tema tan sencillo. En varios municipios existen viejas pugnas entre los dirigentes municipales de ambos bandos. Si quienes promovieron el acuerdo se duermen en sus laureles y dejan las cosas correr por sí sola, pues sí van a correr pero al precipicio.  Quienes ayer firmaron un acuerdo de cúpula, están obligados a bajar a sus bases e instalar las mesas de diálogo para conformar planillas.

En este tema de las coaliciones, el PT está más curtido que el PAN. Para los integrantes de esta organización no es una sorpresa que se haya entablado una alianza electoral estratégica con otra fuerza, aún cuando sean los panistas. El PT en el Estado de México y en el país, está diseñado para promover el acuerdo con otras fuerzas políticas. Sus militantes en cada municipio aceptan y promueven las coaliciones con otras fuerzas. Gran parte de la sobrevivencia del PT se  ha conseguido en base a sus alianzas con partidos más fuertes que ellos.

Cosa contraria sucede con el PAN, tanto en su nivel nacional como en el estatal. Los dirigentes y militantes de ese partido están acostumbrados a caminar como el llanero: solitarios. Cuando han promovido acuerdos han terminado peleándose con sus aliados. Fox fue un hombre que impulsó convenios para luego hacerlos trizas. Es muy conocida la imagen de Porfirio Muñoz cerca de Fox durante la toma de posición presidencial. Pero es poco sabido que, unos días después, el propio Fox lo corrió de los Pinos y de la mala manera.

Esta mentalidad de “ir solos”, se ha convertido en práctica cotidiana de los azules. Toda su mentalidad y estrategia parte del hecho de que para elegir un candidato es necesario un acuerdo o una ruptura interna. Las planillas surgen de pugnas internas dentro del PAN. No importa de qué tamaño es la pugna y cuál es el resultado de la elección interna, los panistas tienen métodos para no desaparecer. En el PAN conozco políticos que se han levantado de la tumba.

Por ello, en todos los municipios panistas les cayó de peso la alianza con el PT. Ya estaban listos para el próximo domingo resolver en las urnas sus diferencias internas. Mal que bien, ya se habían realizado acuerdos “definitivos” y el próximo domingo se sabría cuáles son las planillas para ayuntamientos. Pero ahora, además de sus diferendos internos, deben cubrir una cuota. La pregunta, para todas las planillas municipales es: ¿quién se baja del caballo para subir a un jinete rojo? (edmundocancino@lector24.online)