Nacional

México tendrá construcciones más seguras

  • El rector de la UNAM, José Narro Robles, señaló que la ingeniería mexicana cuenta, a partir de ahora, con un espacio donde se plantearán soluciones a problemas en la materia

UNAM. En Ciudad Universitaria se puso en marcha el Túnel de Viento, primera etapa del Laboratorio de Estructuras y Materiales de Alta Tecnología (LemAT), donde se hará investigación de punta sobre los efectos del viento en estructuras, personas en espacios urbanos, equipos y movimientos de masas de aire, entre otros, mismos que se relacionan con sus aplicaciones en ingeniería civil, arquitectura y meteorología.

En la inauguración de esa herramienta del LemAT, que forma parte de la red de Centros para la Formación e Innovación (CeFI) de la Alianza para la Formación e Investigación en Infraestructura para el Desarrollo de México (Alianza FiiDEM), el rector José Narro Robles señaló que la ingeniería mexicana cuenta, a partir de ahora, con un espacio donde plantearán soluciones a problemas en la materia.

Se trata, dijo, de una buena idea que se convirtió en un proyecto, en un programa y ahora en una realidad. Y es que hace alrededor de siete años se planteó la posibilidad de hacer una articulación de sectores, grupos, empresas, instituciones de educación superior y áreas de los gobiernos federal, de la ciudad y otros estatales, en una alianza.

Túnel

El Túnel de Viento es una herramienta científico­tecnológica que sirve para resolver problemas relacionados con la ingeniería de viento mediante el estudio experimental de los fenómenos y efectos eólicos.

Junto con los laboratorios de Estructuras y Materiales de Alta Tecnología, forma parte del LemAT, que a su vez se integra a la red de Centros para la Formación e Innovación de la Alianza FiiDEM, conjunto de laboratorios para investigación aplicada, innovación y formación de recursos humanos especializados en temas relacionados con infraestructura.

Es el primer laboratorio que entra en operación. Fue conceptualizado por un grupo de investigadores del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM en 2007, como parte del programa de modernización de la infraestructura de esa instancia universitaria. El proyecto fue desarrollado con la asesoría de la empresa canadiense Aiolos Engineering, especializada en el diseño y construcción de este tipo de instalaciones.

Su edificación derivó un convenio de colaboración suscrito entre la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la propia Universidad Nacional y la Alianza. Aportaron recursos financieros y en especie el CONACYT, el II, Grupo ICA, CEMEX y CONiiSA.

El Túnel es del tipo de capa límite atmosférica, de circuito cerrado, que permite tener un control adecuado del flujo (velocidad, presión y temperatura). El ventilador generará vientos con una velocidad máxima de 100 km/h, que luego de su paso por la Cámara de Asentamiento y en condiciones experimentales llega a simular los efectos turbulentos de vientos equivalentes a un huracán de categoría 4.

Cuenta con dos secciones de pruebas. La primera tiene dos mesas giratorias separadas entre sí por 14 metros, por lo que está considerado entre los 10 de mayor capacidad en el mundo en su tipo. Sobre estas mesas se colocan los modelos de las estructuras civiles y proyectos arquitectónicos a estudiar; al girar las mesas se simulan diferentes direcciones de incidencia del viento.

En la segunda sección se realizan pruebas donde el viento fluye a menor velocidad y no se tiene un control tan estricto del flujo como en la primera. Cuando se requiere, en las secciones de pruebas se colocan dispositivos para aumentar la capa límite y generar turbulencia.

Los ensayos pueden ser realizados para modelos rígidos y aerodinámicos; en los primeros se estudia la distribución de presiones y en los segundos las propiedades dinámicas de las estructuras. A los modelos se les colocan sensores para medir las deformaciones, velocidades, aceleraciones, temperatura y presiones producidas por el viento. La información generada es analizada por expertos que evalúan el comportamiento.

Ante la carencia de instalaciones de este tipo en México, hasta ahora estas pruebas debían realizarse principalmente en Estados Unidos y Canadá, lo que implica costos adicionales. El Túnel de Viento del LemAT brindará un servicio integral en el país y estará abierto para proporcionarlo a instituciones públicas y privadas, tanto nacionales como de Centro y Sudamérica.

Se solicitó una evaluación en sitio de las instalaciones y equipamiento del Túnel a la compañía Aerolab, empresa líder en el diseño y construcción de estas estructuras. Estuvo a cargo de Jewel B. Barlow, director del Túnel de Viento Glen L. Martin de la Universidad de Maryland, quien encontró una excelente ingeniería. “En general, el diseño, los materiales y la ejecución de la construcción son de alta calidad; es ideal para pruebas de viento de capa límite atmosférica para edificios, puentes, plataformas petroleras y estructuras”.

A la inauguración asistieron Alfonso Ramírez Lavín, director General de la Alianza FiiDEM; el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade; y el presidente de la Academia de Ingeniería, Sergio Alcocer Martínez de Castro, entre otros.