La complicidad del INE con el Partido Verde

 

Cuentos y Cuentas WordPress post cabeza 470x150

Cuentos y cuentas. Edmundo Cancino. 14 de Marzo 2015.- ¿Qué es más grave? ¿El cinismo del Partido Verde para gastar millones de pesos de forma ilegal o la complicidad de la autoridad electoral para permitírselos? Veamos.

Después de tanto navegar como Partido Verde inútil, el PRI les encontró uso. A base de dinero lo convirtió en un aliado estratégico con tres funciones principales:

  1. Sirve para aumentar el número de priistas en el Congreso, pero disfrazados de verdes. Algunos, ni eso simulan.
  2. Sirve para restarle representación proporcional al resto de los partidos.
  3. Sirven para engañar a los electores quienes, desencantados del PRI, votan por el Verde cuando es exactamente lo mismo.

Es un partido de simulación. Sin embargo, no deja de resultar preocupante la ignorancia del electorado quienes resultan fácilmente engañados por campañas publicitarias.
El Partido Verde Ecologista sólo existe en la publicidad. Carece de comités estatales, municipales y distritales. No tiene una militancia equiparable ya no digamos a un Partido Tradicional, sino a cualquier partido emergente.

La subsistencia y crecimiento del Partido Verde se basa en el dinero gastado en publicidad. Y el dinero es canalizado de forma ilegal. Tanto el origen como la aplicación del dinero están en contra del estado de derecho electoral. Los recursos son ilícitos y la forma de gastarlos también.

En esta parte tiene una enorme responsabilidad la autoridad electoral. El presidente del INE y la mayoría de los consejeros, desde hace tiempo sabían de las irregularidades del Partido Verde. No obstante, los dejaron crecer en base a ilegales campañas. Millones y millones de pesos, de origen ilegal, se gastaron de forma irregular en campañas de televisión, radio y espectaculares. Todo el país fue invadido con publicidad del Partido Verde.

Por lo anterior la protesta tan airada de siete organizaciones política. No tanto contra el Partido Verde, sino contra una autoridad que los dejó gastar de forma ilegal millones de pesos. Las sanciones contra esa organización aún son muy pequeñas. No les importa el dinero. Los pueden multar cuantas veces quieran y seguirán obteniendo millones de pesos. La autoridad electoral debe interrumpir el origen del dinero. La cancelación del registro al partido sería una sanción apropiada. Y también la cancelación de licencias a empresas de comunicación que, sabiendo de la ilegalidad, se alió a esta estrategia.

El Partido Verde es cínico, cierto. Pero la autoridad electoral es corrupta y eso está más grave. Cualquier sanción económica es asunto menor. La estrategia de esa organización se basa en el dinero: dinero para la publicidad y dinero para pagar las multas. Por el lado del dinero nada asusta a los dirigentes verdes.