Elecciones Opinión

5 partidos en riesgo de perder su registro, pero…

 

Cuentos y Cuentas WordPress post cabeza 470x150

28 de Marzo.- Dentro de las elecciones en México, es un grave error minimizar el efecto causado por los “partidos pequeños”. Su importancia es tal que pueden definir la elección presidencial, un resultado en un proceso de gobernador o la mayoría en un congreso local o nacional.

Vistos de forma aislada parecen inocentes. Pero observados en su conjunto nos percatamos que en este momento los 5 partidos pequeños representan el 10 por ciento de la votación nacional. Es decir, poco más de cinco millones de mexicanos votan por ellos. Juntos no son tan pequeños. Manejados de forma estratégica pueden definir el resultado electoral.

Esto lo sabe el PRI, el PAN, el PRD y ahora MORENA. Para estos cuatro partidos es fundamental saber el comportamiento de los llamados pequeños, pues dichas organizaciones se van a aliar con ellos o contra ellos en los próximos procesos electorales. De esta forma el PT, MC, Nueva Alianza (el partido de Elba) el Partido Humanista y el Partido Encuentro Social están siendo observados con lupa por las estrategas del resto de las organizaciones políticas

Es cierto, los cinco partidos están en riesgo de perder sus registros nacionales, pero eso no significa que desparezcan como organización. Incluso, en caso de perder su registro nacional, muchos de ellos lo pueden conservar como partidos estatales. Por ejemplo, en el caso de perder su registro nacional, el PT, Movimiento Ciudadano y Partido Encuentro Social podrían conservar su registro como partidos locales en el Estado de México en donde la proyección de sus porcentajes es elevada.

Estos partidos pequeños son inofensivos cuando existen resultados electorales holgados. Sin embargo, cuando los llamados partidos grandes compiten de forma cerrada, un punto o medio punto puede ser la diferencia entre el triunfo y la derrota.

En las menciones anteriores no hablé del Partido Verde pues esta organización tiene una característica especial. No es en sí misma una organización política autónoma. Se trata de una delegación del Partido Revolucionario Institucional. El PRI, de forma sagaz ha conseguido que los votos perdidos por ellos no se vayan a otros adversarios, sino a su filial. Esto es gracias a campañas de propaganda en medios masivos de comunicación.  Tan eficiente ha sido esta estrategia del PRI que recientemente siete organizaciones, al interior del Instituto Nacional Electoral, se sumaron para frenarla. Y aún cuando lograron parar el crecimiento del Verde, en las encuestas sus 10 puntos los sigue conservando.

A la luz de estos comentarios, el comportamiento de las organizaciones políticas grandes se puede entender mejor. Los grandes partidos están observando los avances o retrocesos de los pequeños. Esos grandes sólo pueden tomar dos decisiones respecto de los pequeños. De acuerdo a su conveniencia los dejan morir o los rescatan. Las técnicas para lograr lo anterior son variadas. Por ahora: Vale. (edmundocancino@lector24.online)