Nacional

Una mochila pesada y un mal desayuno, pésimos para la salud de tu niño

DR EGBT IMSS
Doctor Enrique Gómez Bravo Topete

Ahora que los niños regresan a clases es importante cuidar el peso de su mochila, si es demasiado grande podría causarles lesiones de por vida.  Así lo dijo el Doctor Enrique Gómez Bravo Topete, Delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Estado de México Poniente. Debe vigilarse que el peso de su mochila no sea superior al 15 por ciento del peso total del menor. El exceso de peso en la mochila puede provocar lesiones en la columna vertebral, dolor de espalda, cuello y hombros, malas posturas, fatiga, desbalance muscular e incluso dolor de cabeza.

Por otra parte dejó en claro que para que los niños pongan atención en clase es más importante la alimentación que los regaños. Indicó que la primera recomendación es un desayuno completo, debido a que aporta el 25 por ciento de la energía total de las actividades diarias, se deben dedicar al menos diez minutos para su consumo y debe aportar nutrimentos, como hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales, “un desayuno saludable ayudará al niño a mejorar su capacidad de atención, comprensión, razonamiento y concentración”.

Asimismo es importante brindarles un “lunch” saludable, al momento de prepararlo, los padres deben seleccionar los alimentos adecuados de acuerdo a la edad y estado físico del pequeño, evitando incluir golosinas, privilegiando las frutas y verduras.

El Delegado del IMSS Poniente indicó que en esta temporada donde las temperaturas altas son frecuentes, es indispensable aplicar protector solar a los niños antes de salir de casa, para esto se recomienda un protector con FPS (Factor de Protección Solar) mayor al 30 por ciento, además de vigilar que su hidratación sea adecuada, para la cual es ideal que consuman entre seis y ocho vasos de agua natural al día, evitando bebidas azucaradas.

El Doctor Gómez Bravo Topete señaló que  debe vigilarse que su calzado sea de la longitud adecuada del pie del niño, con tacón rígido no mayor a tres centímetros, además de ser amplio en la parte de los dedos no importa si son tenis o zapatos.