Elecciones Elecciones Edoméx Elecciones Federales Opinión Partidos

Una bomba de tiempo, que INE pueda tumbar candidatos a mitad de la campaña.

2015 04 23 comision seguimiento ine edomex 01

Cuentos y cuentas. Por Edmundo Cancino

Representantes del INE en el Estado de México se reunieron con integrantes del Consejo General del IEEM para formar una comisión de seguimiento.  Hasta donde se sabe, dicha comisión no tiene nada que ver con las decisiones de fiscalización que se viene realizando a precandidatos y partidos políticos.

Aún cuando la fiscalización no es el objetivo de dicha Comisión, desde mi punto de vista,  valdría la pena que le dijeran al Consejo General del INE que posponer la entrega de resultados de las auditorías de precampaña hasta el 20 de mayo es una auténtica barbaridad.

Nunca he visto, y he visto mucho, que la estabilidad de un proceso electoral  se ponga tan en riesgo por una decisión burocrática tomada desde el centro del país. Y es que existe la gran posibilidad de que el 20 de mayo el Consejo General del INE anuncié la cancelación de registros a varios candidatos que van a estar en medio de campaña. Si eso sucede, la crisis que se avecina puede terminar en una situación impredecible.

Espero que entre los asistentes a esa reunión de creación de la comisión de seguimiento y evaluación, exista la prudencia y la firme de decisión de encarar de buena fe, pero a fin de cuentas encarar, a los integrantes del Consejo General del INE. De hacerles ver que están prendiendo la mecha de una bomba. Insistir en posponer el resultado de la auditoría hasta el 20 de mayo puede ser un gravísimo, pero gravísimo error.

No creo que desde el centro del país estén midiendo las consecuencias de una decisión que en este momento se ve sencilla. No creo que conozcan las pasiones que despierta una elección entre las comunidades mexiquenses. Menos aún creo que sepan cómo se tomará una decisión de estas en Guerrero, donde se aplica una medida similar, pues ahí el resultado de auditoría de precandidatos a ayuntamientos también se dará a conocer el 20 de mayo. Por favor…

He conocido las elecciones del Estado de México desde hace decenas de años. Tengo presente la cantidad de asesinatos y cadáveres que se recogían de los municipios por fallas de autoridades centrales. Como reportero, me tocó ver a no pocos candidatos parados sobre un palo, con las manos amarradas, una soga en el cuello y empleados de la Dirección de Gobernación estatal tratando de calmar las cosas.

Muchos pleitos electorales que aparentemente se solucionaban durante el proceso, acababan en asesinatos durante las fiestas de la comunidad. Y es que la contienda electoral no termina el día de la jornada, sino se hace extensiva a la fiesta del pueblo cuando los adversarios andan con copas.

La reducción de la violencia electoral en el Estado de México ha sido un logro de la clase política mexiquense. Podremos reclamarle muchas cosas al régimen de partidos y a las autoridades electorales mexiquenses, pero una en la que no podemos señalarles nada es en el rubro de la reducción de la violencia que se derivaba de las elecciones. Hoy, el Estado de México es una entidad electoralmente estable ¿para qué encenderla?

Si algún precandidato mexiquense o  guerrerense no cumple con los requisitos de ley, y no pasó el examen de fiscalización, el momento para decírselo es ahora. Una notificación de éstas debe llegar, a más tardar el 27 de abril. Los partidos deben tener oportunidad de ir a juicio. Y si lo pierden, ni modo, substituir a sus candidatos, rehacer sus estrategias de campaña y seguir adelante. Pero todo en forma y tiempo. No nada más en forma.

En serio, no quiero imaginarme el 20 de mayo, a media campaña, a un candidato convocando a un mitin, tomando el micrófono y anunciándole a la plaza llena que lo acaban de destituir. No quiero ni pensar cómo se reaccionaría en Tejupilco, Tlatlaya, Amatepec o lo que usted guste poner de ejemplo.

Respecto a la función fiscalizadora del INE se debe reconocerse que avanzó y debe seguir avanzando. No tengo reservas en reconocer que el método fiscalizador que se está usando era necesario.  A pesar del avance, existen dos “peros” que podrían tirar a la basura las buenas intenciones:

Un “pero” es que las autoridades del INE, en el marco de sus responsabilidades de  educación cívica, no alentaran un programa de capacitación a los precandidatos. Cuando dichos precandidatos se inscribieron debieron haber recibido un folleto de que las reglas de fiscalización habían cambiando. Dicho folleto debería de contener los métodos para fiscalizar, así como los lugares a donde un precandidato y su equipo podían acudir para recibir asesoría.

No se puede acudir al argumento simplista de que los precandidatos debían saber del tema  y la función de capacitación, en materia de fiscalización, era de los partidos. El INE comparte la responsabilidad de difundir las nuevas leyes de la fiscalización, así como los efectos que pueden tener sobre la vida de los aspirantes a cargos de elección popular.

El otro “pero” ya lo describí arriba: ¿A qué mente perversa se le ocurrió notificar hasta el 20 de mayo de los resultados de las auditorias de precampaña? Porque, de la lectura del acuerdo del INE, se desprende que quien tomó esa decisión sabía a la perfección que se podía crear la posibilidad de que un candidato ganador fuese bajado del caballo a media campaña.

En caso de no cambiarse la decisión, sinceramente y en el mejor de los ánimos, espero estar equivocado en mi apreciación. Vale.

A %d blogueros les gusta esto: