Nacional

Industria y falta de regulación causantes de contaminación en Río Atoyac

Se presentó el libro Contaminación del Atoyac, daños ambientales y tecnologías de mitigación
Se presentó en la UAM el libro Contaminación del Atoyac, daños ambientales y tecnologías de mitigación

La contaminación del Río Atoyac se convirtió en un problema de salud pública que según datos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) causó un crecimiento en el número de muertes por leucemia, personas con cáncer y enfermedades gastrointestinales. La principal causa de la toxicidad del agua es la actividad comercial, agrícola y urbana de los estados de Puebla y Tlaxcala

Esta situación es un reflejo de la situación en la que se encuentran otros cuerpos de agua en México debido a la falta de capacitación de las autoridades y de conciencia social sobre el cuidado del agua, indicó el ingeniero Alfonso Flores Ramírez durante la presentación del libro Contaminación del Atoyac, Daños Ambientales y Tecnologías de Mitigación publicado por la UAM y coordinado por los doctores Lilia Rodríguez Tapia y Jorge A. Morales Novelo.

El director general de impacto y riesgo ambiental de la Semarnat dijo que el primer paso para crear un plan de rescate del río es la elaboración de un diagnóstico certero que valide el origen específico de su toxicidad y después asegurarse que la normatividad se cumpla.

La doctora Rodríguez Tapia explicó que el libro surgió por el interés de investigar la contaminación generada por las industrias textileras en el Río Atoyac, y específicamente estudiar la situación del municipio de Tepetitla de Lardizábal, Tlaxcala.

Así, dijo, se plantea la construcción de una planta de tratamiento de fácil manejo para los productores la cual se diseñó a través de un equipo conformado por varios especialistas, ya que una preocupación alarmante expresada por la población fue el aumento de enfermedades.

El libro cuenta con la participación, además, de un grupo interdisciplinar del Centro de Investigación en Biotecnología Aplicada (CIBA) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

A la presentación realizada en el Hotel Casa Blanca también asistieron el ingeniero Enrique Mejía Maravilla, gerente de calidad del agua de la Conagua, y la doctora María Myrna Solís Oba, profesora-investigadora del CIBA-IPN.

A %d blogueros les gusta esto: