Elecciones Elecciones Edoméx Partidos

De proceder la paridad de género, ¿a quiénes se les quitaría su diputación de representación proporcional?

TEPJF Toluca 2015 05 07 magistrados sala Toluca 02

Toluca Méx. 20 de Junio.- Se han interpuesto muchos juicios para demandar la equidad de género en la repartición de los 30 diputados de representación proporcional. Los magistrados sólo tienen dos decisiones: en el caso del “NO”, todo sigue como está. En el caso del “SI” se debe definir cuál es el procedimiento para conseguir que de los 30 diputados plurinominales del Estado de México 15 sean hombres y 15 mujeres.

Antes de llegar a este punto, los magistrados deberán concluir otros juicios que no están relacionados con la equidad de género, pero que son la base sobre la cual se construye dicha equidad pues podrían modificar tanto la asignación de diputados de diputados que hizo el IEEM como el resultado de los 45 diputados de la elección directa. Este es el orden que los magistrados están obligados a guardar para tomar sus decisiones:

En primer lugar deben resolver las demandas que se presentaron contra los resultados de la elección directa. Existen distritos en donde los resultados son tan cerrados que podría haber decisiones de los magistrados que cambiarán el resultado. En ese caso se encuentra el distrito de IX de Tejupilco donde el PRD demanda al PRI, así como el distrito XI de Santo Tomas donde el PRI demanda al PRD. También están los distritos complicados entre el PRI y el PAN.

En segundo lugar, y una vez resueltos los juicios de la elección directa, los magistrados podrían cambiar el resultado de las elecciones y volver a hacer, con nuevos números, la asignación de porcentajes de votos por cada partido.

En tercer lugar, los magistrados deberán resolver la demanda que existe en contra de la asignación de dos diputados de representación proporcional al Partido Verde. La demanda consiste en que el Verde, dice el agraviado, no merece diputados de representación proporcional porque sus dos diputados son de elección directa y se los debe asignar el PRI de entre los 34 triunfos que ambos partidos consiguieron unidos. Se dice que no es posible que ambos partidos fuesen unidos a la elección y todos los candidatos fuesen del PRI. Se habla, de que el convenio entre el PRI y el Verde fue modificado de manera intencional para ajustar los números. Esto se dice, pero se debe probar en juicio.

Si la demanda procede el PRI deberá, de entre sus 34 diputados de elección directa, reconocer como integrantes del Partido Verde a dos. De ser así, el Partido Verde no tendría derecho a dos diputados de representación proporcional. Los dos diputados que perdería el Verde se deben distribuir entre el PAN, el PRD, MORENA, el PES, NA y el PT.  Al menos, dos de estos seis se verían beneficiados con un diputado más.

CRITERIOS GENERALES QUE PODRÍAN USAR LOS MAGISTRADOS

Una vez resuelto lo tres puntos anteriores, los magistrados podrán entrar de lleno al tema de las quejas relativas a la paridad de género en la asignación de los 30 diputados de representación proporcional.

Como es imposible predecir cuál es el futuro de los tres temas presentados anteriormente, nuestro ejercicio de asignación de diputados de representación proporcional lo hacemos a partir del hecho de que nada será modificado. Es decir, los resultados de la elección directa en los 45 distritos se conserva y la asignación de los 30 diputados de representación proporcional que hizo el Consejero General del IEEM persiste.

Como no existe normatividad o reglamentación que pueda definir el procedimiento para la garantizar la paridad de género, los magistrados van a tener que legislar. Deben inventar las reglas y aplicarlas.

Ahora bien, si inventan las reglas al menos deben tener criterios generales que los guíen y garanticen una decisión justa. Porque eso de quitarle la diputación a  hombres que ya se considerar diputados electos no es un asunto tan fácil.

El objetivo ideal para los magistrados sería garantizar la paridad genérica y la paridad por grupo parlamentario.

Por paridad genérica se entenderá que, hagan lo que hagan, al final deben quedar 15 diputados hombres y 15 diputadas mujeres. Este objetivo se puede lograr

La paridad por grupo parlamentario consistirá en que entre los diputados de cada grupo parlamentario queden un 50 por ciento hombres y un cincuenta por ciento mujeres. Este objetivo tiene sus primeros problemas. Y es que unos partidos tienen grupos parlamentarios pares y otros tienen grupos impares. Para decirlo en números:

El PRD tiene seis diputados de representación proporcional. El PT tiene dos diputados de representación proporcional. El PVEM dos y Nueva alianza dos. Es decir grupos pares.

En la otra cara de la moneda, el PAN tiene 7 diputados de representación proporcional, MORENA cinco, PES tres y Movimiento ciudadano tres. Es decir grupos parlamentarios impares.

Preguntémonos: ¿Qué antecedentes tienen los magistrados para tomar su decisión?

El tema de la equidad de género ya fue tratado durante el proceso de registro de candidatos. A media campaña, al PRD y al PAN les cancelaron el registro de sus 45 candidatos y se les obligó a realizar otro donde se respetará la equidad de género. Para tomar sus decisiones los magistrados  crearon varios criterios que deberán ser tomados como base para impulsar la paridad de género en la asignación de diputados de representación proporcional. Y es que los magistrados no pueden ir contra sus propios criterios y lineamientos.

Cuando hicieron la corrección de la lista de los 45 candidatos del PRD y del PAN, para colocar mujer en lugar de hombres, los magistrados dividieron en dos grupos a los candidatos hombres.

Un grupo estaba conformado por candidatos hombres que habían participado en un proceso electoral interno y lo habían ganado. Otro grupo estaba representado por los candidatos hombres que no participaron en procesos internos pero fueron registrados por designación.

Al momento de cambiar mujeres por hombres, los magistrados privilegiaron cambiar a los hombres que NO habían participado en un proceso electoral interno.

La lección de este criterio es que los magistrados respetan preferentemente a los candidatos hombres cuyo registro se basa en alguna contienda donde su fuerza se definió por votos de terceros.

Hubo otro criterio en donde los magistrados consideraron una votación previa existente. Fue cuando clasificaron en tres grandes grupos a los candidatos de cada partido.

El grupo de la mayor votación: Se trata de candidatos perteneciente a los 15 distritos electorales en donde el partido político en cuestión hubiese obtenido la mayor votación en la pasada elección.

El grupo de la votación intermedia: candidatos de 15 distritos en donde el partido, en la pasada elección, obtuviese la votación intermedia.

El grupo de la votación baja: candidatos de 15 distritos en donde el partido en cuestión, en la elección pasada, hubiese obtenido la votación más baja.

En cada uno de estos tres grupos debía existir paridad de género.

Como se puede observar, de nueva cuenta los magistrados tomaron como criterio de decisión una circunstancia electoral en donde existiera una referencia de votación.

BASADO EN LO ANTERIOR, ESTOS SON 10 POSIBLES CRITERIOS QUE USARÍAN LOS MAGISTRADOS

Basados en esta lección, podemos adelantar que los magistrados podrían adoptar los siguientes 10 criterios para la repartición de las 30 diputaciones plurinominales:

1.- De las 30 diputaciones de representación, 15 serán para hombres y 15 para mujeres.

2.- Se procurará que además de la equidad general, al momento de los cambios también se consiga una equidad por fracción parlamentaria.

Esto es más factible en las fracciones que tengan diputados pares. En este momento, el PRD, el PT, el Verde y Nueva alianza tienen diputados pares. El PRD seis, el PT dos, el Verde dos, y Nueva Alianza dos. Aquí es más fácil lograr el 50 y 50.

3.- En las fracciones parlamentarias impares en donde no se pueda establecer, por el número de diputados, la equidad se dejarán como están. Tal es el caso del PES y de MC. En estos casos los partidos tienen tres diputados asignados, de los cuales dos son hombres y una mujer. Estos partidos sólo sufrirán cambios si una vez realizados todos los demás ajustes aún no se llega a la equidad general de 15 y 15.

Los partidos con grupos parlamentarios impares son el PAN con siete y MORENA con cinco. En estos casos se planteará el proyecto cuatro y tres para el PAN y tres y dos para MORENA

4.- Para hacer el ajuste se respetará la candidatura plurinominal de las mujeres ya registradas, es decir, 8. Lo cual implica que faltaría cambiar a 7 hombres.

5.- De los candidatos hombres SE RESPETARA  su lugar  a quienes hayan participado en la elección constitucional pues se logro se deriva de la obtención de votos.  Preferentemente, se hará el relevo de candidatos hombres registrados por lista.

6.- De los candidatos hombres de lista, se restarán en NÚMEROS PROGRESIVOS INVERSOS  a como se registraron en la lista hasta completar el número necesario.

7.- Se procurará distribuir los cambios de forma equilibrada entre todos los partidos, de tal forma que no se afecte a uno solo sino el impacto se distribuya de forma proporcional.

8.- En los partidos políticos en donde hubiese paridad natural, ya no tendrán cambios. Al parecer, el único caso es el referente a Nueva Alianza en donde son dos diputados, de los cuales uno es hombre y el otro es mujer.

9.- Si una vez realizado lo anterior no se ha logrado la proporción 15 y 15, se podría estar a lo siguientes:  se invertirá la relación de género de los partidos considerados en el punto tres. Es decir,  en lugar de dos hombres y una mujer, esos dos partidos tengan dos mujeres y un hombre. O en lugar de cuatro hombres y tres mujeres tengan cuatro mujeres y tres hombres. O bien que en lugar de tres hombres y dos mujeres, tengan tres mujeres y dos hombres.

10.- Si persiste la disparidad general y no se ha logrado el 15 por 15, hasta ahí llegaran los ajustes, porque es prácticamente imposible lograr la igualdad sin afectar a quienes llegaron por votación. Pero a fin de cuentas se habrá logrado, si bien no la paridad, si la equidad.

Ya vimos el problema de quitar diputados, pero no hemos visto el problema de poner diputadas. Este es otro tema para otro artículo.

Un aspecto genérico que los magistrados deben tomar en cuenta es tratar de evitar que, en la búsqueda de la equidad de género,las medidas tomadas no  faciliten un ajuste de cuentas interno entre diversos grupos políticos de los Partidos. Es decir, que alguien fomente la paridad no por la paridad misma, sino para quitarse un adversario interno en el Partido. ¿Qué tanto están enterados los magistrados de los diferendos internos en los partidos? No lo sé. Pero este tema no es menor.

Todo lo que platiquemos va a estar lleno de sin embargos. Entienda el lector que sólo estamos haciendo un ejercicio teórico que se aproxime lo más posible a la decisión que tomarían los magistrados. De manera real no sabemos qué va a pasar. Nuestro ejercicio se basa en decisiones previas que han tomado los magistrados. Pero la verdad es que, dada la ausencia de normas y reglas, pueden hacer lo que quieran.

Todo esto es una lección para entender la disparidad que existe entre la norma autorizada por un Congreso y la norma aplicada por los tribunales. La distancia entre ambos poderes es enorme, al grado de que los magistrados terminan desechando las leyes aprobadas por los legisladores y creando un nuevo código electoral. Eso es lo que está sucediendo. Escribe Edmundo Cancino

 

 

A %d blogueros les gusta esto: