Educación Edoméx Estado de México

Este lunes, estudiantes de la UAEM hacen marcha de protesta por “Diana “.

2015 06 21 Pagina Web de convocantes a la marcha
Portada de la página Web de los convocantes a la marcha

Toluca Méx. 21  de Agosto.- Las promesas del gobernador del Estado de México y del rector de la UAEM de que se hará justicia en el caso del atropellamiento de la estudiante Diana Segura no dejaron contenta a la comunidad universitaria. Los estudiantes demandan algo más que promesas pues tienen severas dudas sobre el actuar de las autoridades. Como prueba de ello, están convocando a una marcha de protesta que partirá de la Facultad de Arquitectura y concluirá en las instalaciones de la  Secretaría de Movilidad.

La marcha está siendo convocada a las 9 de la mañana de este lunes 22 de Junio. Se está invitando a todos los estudiantes de la UAEM, así como a los estudiantes de escuelas particulares y a la ciudadanía en general pues todos salen afectados por el mal servicio de transporte público que existe en la capital del Estado de México en lo particular y en todo el Estado de México en lo general.

Diana fue atropellada en pasados días por un camión de la línea Autotransportes urbanos y suburbanos de Toluca SA de CV. Esto sucedió en pleno centro de la ciudad. Derivado del accidente, a la estudiante le fue amputada una pierna. El chofer, de nombre Óscar Martín Garduño, salió libre.

Para los manifestantes la marcha tiene dos propósitos: El primero es llevar hasta sus últimas consecuencias jurídicas el hecho particular de la agresión a Diana. El castigo a la línea, al chofer y la indemnización material de los daños.

Pero no la indemnización en el estilo en que se acostumbra en los tribunales del Estado de México en donde agentes del ministerio público y jueces son cooptados por el dinero de las grandes empresas de transportistas. Sino indemnización en el sentido de garantizar el proyecto de vida de la estudiante. El público debe saber que las líneas de transportistas tienen abogados especiales (coyotes les llaman algunos) que todos los días litigan en las agencias del ministerio público y tienen en la bolsa a los jueces. Estos abogados son los que precisamente, con la mano en la cintura, sacaron en un dos por tres al chofer de la cárcel y ahora quieren pagar miserias de indemnización.

Esta parte corrupta del sistema es la que se trata de evitar y la que se está denunciando.

Pero no sólo eso. Se debe hacer una investigación en la que se sancione al chofer. Pero se debe  evitar que el chofer sirva sólo como chivo expiatorio para calmar la indignación de los estudiantes y del público en general. Se debe ir a fondo y revisar el sistema de concesiones que tiene el gobierno, así como quiénes fueron los encargados de autorizar la licencia al chofer. Porque una cosa es que el chofer sea malo e irresponsable, pero otra muy diferente es que la autoridad le haya dado licencia. Y es que no sólo debe ser llamado a cuentas el chofer, sino también el sistema que permite la existencia de líneas que prestan un mal servicio y de choferes no preparados que circulan por las calles.

Se ha circulado el rumor, solo eso, de que autoridades universitarias podrían encabezar la marcha. Eso sería preocupante, pues desde hace tiempo que las autoridades universitarias han hecho suyos varios reclamos no por su deseo de impartición de justicia, sino para penetrar y mediatizar. No quiere decir que las expresiones de solidaridad de las autoridades no sean bienvenidas y necesarias. Pero esa solidaridad se debe ver más allá de simples declaraciones.

Si realmente las autoridades de la UAEM quisieran ayudar, ¿porqué no facilitan su aparato de difusión para promover la marcha? ¿Por qué no organizan marchas similares en todas las unidades académicas? ¿Por qué no hacen una convocatoria escuela por escuela de Toluca para instalar comisiones representativas? ¿Por qué no desde la radio de la UAEM le facilitan un programa a los organizadores de la marcha para que expresen sus ideas y sus demandas? Si hacen esto las autoridades de la UAEM, entonces sí su apoyo será real. No se requiere de las autoridades universitarias para que substituyan los liderazgos, sino para que los respalden otorgándoles las facilidades necesarias.