Internacional

El gobierno griego desespera: aumento al IVA general y nuevo impuesto a alimentos, medicinas y libros.

  • Para la nación helénica es importante que exista una determinación clara de su situación para iniciar la reconstrucción económica
  • Su salida no sería una buena solución, por costosa, pero es inminente, consideró Patricia Rodríguez López, del IIEc de la UNAM
Patricia Rodríguez López, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.
Patricia Rodríguez López, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Para Grecia, en este momento es indispensable una definición; cualquiera que ésta sea, será costosa, pero lo importante es que exista una determinación clara de su situación, dentro o fuera de la zona euro, para iniciar su reconstrucción económica y un esclarecimiento de los problemas a los que se va a enfrentar.
Se observa que la crisis se alarga indefinidamente y la población pierde día a día niveles de bienestar y acrecienta sus dificultades económicas, planteó Patricia Rodríguez López, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.
En una nación que se ha empobrecido a gran velocidad, donde se ha privatizado una gran cantidad de servicios sociales, que ha abierto una brecha entre la ciudadanía y el poder político, la solución propuesta en los últimos días consistió en endurecer la política de impuestos, pensiones y jubilaciones, lo que ha acentuado el malestar social.
El paquete de medidas fue presentado por Alexis Tsipras, primer ministro griego, a la Unión Europea, y una vez que Grecia alcance un acuerdo interno, el pacto será remitido a su Parlamento.
“Entre los puntos fundamentales se encuentra el incremento del IVA, donde se precisan tres modalidades: IVA del 23 por ciento en general; del 13 por ciento a alimentos básicos; y del seis por ciento a ciertos materiales hospitalarios y libros, entre otros productos; ésta es una de las medidas que se propusieron para que el superávit primario fuera de uno al tres por ciento de aquí al 2017”, precisó la investigadora.
Asimismo, continuó, se modificó la política de pensiones y jubilaciones que para los griegos era casi incuestionable y que pertenece al programa básico de gobierno del partido Syriza.
“Se aumentó el periodo de jubilación a 67 años y se endurecieron las prejubilaciones; desapareció lo que sería un programa de subsidio y se opta por las pensiones privadas. Esas dos cosas ‘inaceptables’ era lo que la Unión Europea le solicitaba al gobierno griego”, añadió.

Está en griego

El país enfrenta una tasa general de desempleo de 25 por ciento y entre los jóvenes llega al 50 por ciento. La propuesta de que se gaste menos, se aumenten los impuestos y disminuyan las pensiones o se incrementen los años de jubilación, implica una disminución real de las condiciones económicas y, en general, de bienestar para la población.
“Pero por el contrario, la propuesta debería ser incrementar el gasto público para que se reanime la economía, haya más producción, empleo y aumente el pago de impuestos para que el gobierno enfrente sus deudas”, propuso.
Y es que el presunto descubrimiento en 2004 de que Grecia falseó su contabilidad para entrar en la eurozona fue el inicio de su larga crisis.
El gobierno en turno logró un par de rescates monetarios, así la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo aprobaron un plan de ayuda de 110 mil millones de euros en abril de 2010, y un segundo paquete por 109 mil millones en julio de 2011, por lo que el gobierno helénico y sus acreedores, principalmente Alemania e Italia, buscan un acuerdo antes de que venza el siguiente pago para el FMI, el 30 de junio.
La pregunta es por qué Grecia fue aceptada en la eurozona si no contaba con características económicas compatibles. Por otro lado, al ser admitida los otros Estados miembros adquieren corresponsabilidad en el manejo de la política monetaria que sirve para obtener crecimiento económico, empleo y bienestar, dijo Rodríguez López.
La deuda quizá no sea muy grande, pero afectará a los bancos europeos si no se paga, pues existen otros países que están endeudados con estas mismas instituciones y eso contribuiría a un decaimiento de la política económica de la eurozona y la Unión Europea. “La salida de Grecia no sería una buena solución, por costosa, pero es inminente”, finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: