Internacional

Trump es primero en las encuestas pero también último

  • El potentado de los bienes raíces está arriba dentro de su partido pero lo haría muy mal enfrentando a Hillary Clinton.

8567813820_57dc199e5f_oDe acuerdo con las últimas encuestas publicadas por The Economist, YouGov y USA Today, el precandidato republicano Donald Trump se encuentra en primer lugar en las encuestas para ser el candidato de su partido en la contienda presidencial estadounidense de 2016.

La encuesta de USA Today/Suffolk University lo ubica con el 17% de los votos arriba de Jeb Bush con el 14% y muy lejos del tercer lugar Scott Walker con el 8% y el cuarto lugar Ted Cruz con el 6%

Sin embargo, no todo son buenas noticias para el copete más famoso del otro lado del Río Bravo.

Para empezar, Donald Trump es el que peor papel haría de entre los precandidatos republicanos una vez enfrentado con Hillary Clinton, la precandidata demócrata. Aunque todos aparecen como perdedores en la elección general, Jeb Bush sería el que más se acerca con un 42% de los votos contra 46% de Hillary. Trump quedaría muy lejos con un 51% para Hillary y un 34% para sí.

El segundo problema que el magnate y estrella de la televisión enfrenta es la relación entre opinión favorable y desfavorable: 61% de los encuestados tiene una mala opinión de él y sólo el 23% lo considera maravilloso.

En tercer lugar, una vez que se combinan la primera y segunda opción para los republicanos –lo que da una idea de cómo las cosas podrían resultar- a Trump la va un poco menos bien. En ese caso, Jeb Bush estaría arriba con el 14% y Trump segundo con el 13%.

Sus comentarios en contra de los mexicanos tienen un doble efecto. Si por una parte le han ayudado a hacerse un nombre y destacar entre los sectores más radicales en su partido, también le han alejado del gran electorado. Según la encuesta, los comentarios en que califica a los mexicanos como narcotraficantes y violadores tienen un gran efecto sobre la decisión del voto: para el 15% sería un motivo para votar por él y para el 48% para votar en su contra.

Por último, es importante hacer notar que las encuestas entre los candidatos republicanos son muy volubles. En 2011 a lo largo de la precampaña hubo cuatro precandidatos que en algún momento estuvieron al frente en las encuestas y resultaron perdedores frente a Mitt Romney. Fueron Rick Perry, Herman Cain, Newt Gingrich y Rick Santorum. Para hacer las cosas peores, Donald Trump también compitió en esa carrera y en algún momento se encontró en segundo lugar.

Por lo pronto, parece que a quien le caen mejor estas noticias es al tercero de la dinastía Bush. Debido al bullanguero estilo del magnate de los bienes raíces, casi nadie se ha preocupado de criticar a Jeb Bush y los comentarios sobre su dinastía y la herencia negativa de su hermano se han mantenido fuera de los medios y han mantenido a sus rivales más “serios” abajo en las encuestas. Esto, junto con la jerarquía que posee dentro del Partido Republicano, lo hacen su más probable candidato. Sin embargo, esperaremos a ver qué ocurre en el debate al que casi con toda certeza Trump estará invitado y, sobre todo, lo que cada candidato tiene que decir sobre México y los mexicanos.

A %d blogueros les gusta esto: