Nacional

Dotación de agua para casas de interés social bajó de 200 a 70 litros diarios por persona

Axel Carlos de Gante Islas, director general de la empresa hidroecología
Axel Carlos de Gante Islas, director general de la empresa hidroecología

El agua potable disponible para los habitantes de la ciudad de México disminuye conforme aumenta la población. Tan es así que la dotación para los desarrollos urbanos de interés social disminuyó de 200 litros a sólo 70 litros diarios por persona. Considerando que los manuales de cálculo especifican una necesidad de 300 litros/diarios por persona se puede ver la magnitud del problema.

En México sólo el 5.5 por ciento del agua está libre de contaminación, 70 por ciento de los ríos están muy alterados, por lo que cada vez es más complicado dotar del recurso a los habitantes de la ciudad de México, dijo en la UNAM Axel Carlos de Gante Islas, director general de Hidroecología, empresa experta en el tratamiento de aguas residuales.

En el planeta, tres cuartas partes están cubiertas del líquido, pero sólo 2.5 por ciento es potable y se encuentra concentrado, principalmente, en los casquetes polares.

Al impartir la conferencia Tratamiento de aguas residuales, organizada por la División de Educación Continua y a Distancia de la Facultad de Ingeniería (FI), el experto señaló que el hombre es un gran depredador de ese recurso, pues lo contamina con sus actividades diarias.

Además, el potable está más mineralizado, lo que implica que se extrae de los estratos más profundos, “el problema es que los acuíferos no son reinfiltrados”.

Al detallar el funcionamiento de plantas de tratamiento del líquido residual, construidas en parques comerciales y empresas del país, el especialista indicó que la recuperación a través de esas infraestructuras es una opción para hacer un uso adecuado del agua, aunque para muchos empresarios resultan caras. “Sin embargo, en lugar de representar un gasto, generan ganancias”.

Axel Gante refirió que a los grandes desarrolladores de inmuebles, a los centros comerciales, oficinas, escuelas, hoteles, centros deportivos, hospitales e industria se les ha empezado a exigir la utilización de plantas de tratamiento.

En una planta donde se generan cuatro litros de agua tratada por segundo, se obtienen unos 345 metros cúbicos al día; si de éstos sólo se utiliza 60 por ciento para cubrir parte de nuestras necesidades, y el resto con agua potable, el ahorro sería, en promedio, de 30 millones de pesos anuales por concepto de ese servicio.

Por otra parte, comentó que no es necesario agregar químicos para descontaminar o tratar el recurso. “En nuestro caso, sólo aplicamos oxígeno como reactivo; además, durante el proceso el agua no debe oler mal”.

Por último, subrayó que “el problema no es gastar menos el líquido, sino recuperarlo y emplearlo las veces que sea necesario. Eso implica salvar el agua del planeta”.