Nacional

¿Cómo se forman los huracanes?

Si quiere conocer más sobre el Huracán Patricia, visite el siguiente vínculo.

2015 10 23 Anatomía de un huracán
Conforme el aire caliente se eleva y forma nubes, el aire frio desciende por el centro del huracán. El ciclo se repite una y otra vez hasta que el huracán llega a un sitio de baja temperatura del agua o toca tierra. This file is licensed under the Creative Commons Attribution 3.0 Unported license. Autor: Kelvin Song

Conocidos como huracanes, ciclones o tifones, dependiendo de la región donde se hallen, el nombre científico reconocido para estos fenómenos atmosféricos es ciclón tropical. Estos monstruos climáticos se alimentan de aire húmedo y caliente, sin el cual desaparecen.

Para que los huracanes se formen existen algunas condiciones:

  1. La temperatura del agua debe tener una media de  27°C (razón por la cual no hay huracanes en los mares de Canadá o la Antártida)
  2. El aire debe contener mucha humedad. Esa humedad sube hacia la atmósfera donde se condensa y forma nubes. Es por esto que no se forman huracanes sobre tierra firme.
  3. Los vientos deben convergir a velocidades y direcciones precisas. La cizalladura del viento es el cambio brusco en dirección y velocidad del mismo. Si existe, los huracanes no se pueden formar, simplemente se dispersan conforme aumentan en tamaño.

Si estas condiciones se reúnen, un huracán se formará. Estas condiciones se dan en el hemisferio norte preferentemente entre los meses de Junio a Noviembre (la temporada de huracanes).

Otro aspecto a considerar en los huracanes es la rotación de la Tierra. Así, en el hemisferio norte, los huracanes giran contra el reloj y la parte más “poderosa” de un huracán es su ala derecha. Si ese lado del huracán toca tierra hará mucho más daño que si lo hace el lado izquierdo.

Un famoso capítulo de los Simpsons argumentaba que el agua de los inodoros gira en nuestro hemisferio contra las agujas del reloj, mientras que en el hemisferio sur gira con las agujas del reloj debido al efecto Coriolis. Aunque el hecho es falso, pues el efecto Coriolis no es lo suficientemente fuerte para tener un efecto sobre algo tan pequeño como un inodoro, es cierto que tiene un efecto sobre los huracanes y también sobre la devastación que estos causan.

Es importante saber que los huracanes desaparecen poco a poco al tocar tierra porque su alimento (aire caliente y húmedo) ya no está presente. Pero antes de desaparecer causan terrible devastación en forma de vientos y tormentas.

Su funcionamiento parte de principios sencillos. La Tierra tiene una atmósfera que pesa 4.99 quadrillones de toneladas. Esta atmósfera es atraida hacia el centro de la Tierra por la fuerza de gravedad, lo que causa la presión atmosférica.

El aire dentro de la atmósfera se calienta no por los rayos directos del Sol sino por el contacto que tiene con la tierra y el mar (de forma similar a dejar un sartén al sol de mediodía y cocer un huevo en él. Lo que coce el huevo no son los rayos de sol sino el sartén caliente).

Cuando el aire toca la superficie del mar se calienta, sus moléculas se separan y el aire se vuelve menos denso, lo que causa que se eleve (lo mismo sucede cuando se calienta el aire dentro de un globo aerostático para hacerlo volar). Entonces, aire más frío baja y toma el lugar de ese aire caliente. El proceso se repite una y otra y otra vez.

 

 

 

¿Cómo se clasifican los huracanes?

Según información de la CONAGUA, los ciclones tropicales se clasifican de acuerdo a la escala Saffir-Simpson según la velocidad del viento, la marea y los daños que causan.

  1. Depresión tropical. Con vientos de 0 a 62 km/hr. Incluye lluvias que pueden causar graves daños e incluso inundaciones.
  2. Tormenta tropical. Vientos de 63 a 118 km/hr. Lluvias que pueden provocar inundaciones devastadoras. Vientos que pueden provocar tornados. Las nubes se distribuyen en forma de espiral.
  3. Huracán. Se divide a su vez en cinco categorías:
Categoría Vientos máximos (km/hr) Posibles daños
Uno 119 a 153 Árboles pequeños caídos; daños al tendido eléctrico
Dos 154 a 177 Adicionalmente a los daños del Categoría Uno: Daño en tejados, puertas y ventanas; desprendimiento de árboles.
Tres 178 a 208 Adicionalmente a los daños del Categoría Dos: Grietas en construcciones.
Cuatro 209 a 251 Adicionalmente a los daños del Categoría Tres: Desprendimiento de techos en viviendas.
Cinco 252 o mayores Adicionalmente a los daños del Categoría Cuatro: Daño muy severo y extenso en ventanas y puertas. Falla total de techos en muchas residencias y en construcciones industriales.

Si quiere conocer más sobre el Huracán Patricia, visite el siguiente vínculo.