Cultura

Mexicanos jóvenes leen más, pero hay rezago entre clases bajas e indígenas: UNAM en el día nacional del libro.

Hoy se celebra en México el día Nacional del Libro y la situación de la lectura en México sigue siendo preocupante. Para traer luz sobre el tema, la Universidad Nacional Autónoma de México publicó el estudio Cultura, lectura y deporte dentro de la colección Los Mexicanos vistos por sí mismos. Según se puede ver por los resultados de esta encuesta, las clases sociales más privilegiadas y los más jóvenes tienen mejores hábitos de lectura que los más viejos y quienes se ven a sí mismos como discriminados.

A la pregunta ¿A qué edad aprendió a leer? la respuesta promedio fue de 6.7 años. Esta edad disminuye conforme mayor es la escolaridad, más jóvenes son y más alta es la clase social de los encuestados. Los que más tarde aprendieron a leer (7.83 años) son quienes se sienten discriminados etno-racialmente.

A la pregunta ¿Cuándo usted era niño, con qué frecuencia le leían otros familiares, su padre, madre, profesores o leía solo? Las respuestas son desalentadoras, al 58 por ciento de los encuestados nadie les leía libros de pequeños. A 46 por ciento su padre nunca le leía libros y a 45 por ciento su madre. A la mayoría de los encuestados era su profesor quien les leía, sólo el 26 por ciento dijo que su profesor nunca le leyó en clase.

El 35.1 por ciento de los encuestados leía solo de pequeño. Es de resaltar que en las nuevas generaciones los padres y madres les leen con mayor frecuencia a sus hijos que en las pasadas generaciones. Se nota que entre más joven es la población encuestada y entre mayor es su nivel de escolaridad, mayor es su gusto por leer solo.

2015-11-12Los encuestados que se sienten discriminados aceptaron en general que les leían menos y el porcentaje bajó aún más conforme bajaron los ingresos y todavía más si se trataba de personas en el Sur de la República.

A la pregunta ¿Qué tan difícil o fácil es para usted leer? Los resultados combinados de muy fácil y fácil son del 50.9% muy similar a los resultados de 2006 cuando los resultados combinados fueron de 58.4% . Sin embargo los de díficil y muy difícil fueron del 28.1% y en la pasada Encuesta Nacional de Lectura en 2006 los resultados combinados de difícil y muy difícil fueron del 13.7%, lo que habla de un incremento preocupante en la dificultad para leer.

Cruzando los resultados, se sabe que entre más jóvenes son los encuestados, mayor es su nivel de escolaridad y más alta es la clase social en la que se perciben, mayor es la facilidad que dicen tener para la lectura.