Nacional

Científicos le ponen fecha a la evolución humana: la agricultura nos cambió hasta la profundidad del ADN.

La introducción de la agricultura en Europa hace 8,500 años cambió completamente la vida del ser humano, directo hasta su ADN.

O así lo afirma un grupo internacional de investigadores, según los cuales es posible ver como actuó la selección natural al explorar ADN humano de la antiguedad.

“Ahora podemos ponerle fecha a la selección y asociarla directamente con cambios ambientales específicos, en este caso el desarrollo de la agricultura y la expansión de los primeros granjeros hacia Europa”, dijo Iain Mathieson de la Escuela de Medicina de Harvard y primer autor del estudio.

Aprovechando las técnicas mejoradas de extracción de ADN y utilizando la mayor colección de datos del genoma humano de los antiguos pobladores conocida en la historia, el equipo pudo identificar los genes específicos que cambiaron durante y después de la transición de la era nómada a la sedentaria.

La mayoría de los cambios ocurrieron en genes relacionados con la estatura, la habilidad para digerir lactosa en la edad adulta, el metabolismo de los ácidos grasos, los niveles de vitamina D, la pigmentación de la piel y el color azul en los ojos. Dos variantes aparecieron que incrementan el riesgo de la celiaquía pero que pudieron ayudarnos a adaptarnos a la dieta sedentaria.

Otras variaciones se hallaron en los genes del sistema inmune. Esto tiene sentido porque “El periodo Neolítico incrementó la densidad de población y la cercanía de la gente con animales domesticados”, dijo Wolfgang Haak, investigador de la Universidad de Adelaide y experto en antropología molecular del Instituto Max Planck para la ciencia de la historia humana.

“Aunque el cambio no nos sorprendió, fue maravilloso ver  la selección natural ocurriendo en tiempo real”, añadió.

Ahora tenemos pruebas de que los seres humanos viajaron de Anatolia a Europa y llevaron la agricultura con ellos. Por más de 40 años, pensamos que era imposible responder esa pregunta” Ron Pinhasi.

El estudio también apoya la idea de que los primeros granjeros que llegaron a Europa vinieron de la antigua Anatolia, en lo que hoy es Turquía y detalla como los grupos de pobladores se mezclaron y migraron.

“Es un gran misterio como las poblaciones humanas llegaron a ser lo que son hoy, tanto en relación a cómo migraron y se mezclaron como en cuanto a cómo desarrollaron las adaptaciones necesarias para sobrevivir en los distintos ambientes”, dijo David Reich, profesor de genética en Harvard. “Ahora que el ADN de los antiguos está disponible para ser estudiado, tenemos un instrumento extraordinario para contestar estas preguntas”.

“Desde una perspectiva arqueológica, esto es sorprendente” digo el co-autor Ron Pinhasi, profesor asociado de arqueología en la Universidad de Dublin. “La revolución neolítica es quizás la transición más importante en la prehistoria humana. Ahora tenemos pruebas de que los seres humanos viajaron de Anatolia a Europa y llevaron la agricultura con ellos. Por más de 40 años, pensamos que era imposible responder esa pregunta”. Además, continuó, ahora tenemos evidencia de que la selección genética ocurrió junto a los cambios en el estilo de vida y la demografía y que continuó aún después de la transición.

Si el lector desea leer el artículo completo está en venta de forma individual o por subscripción a la revista Nature.