Cultura

Tú eres el mar, yo el río, inexorable termino en tus aguas

Humo de mis plegarias WordPress cabezal

Por Óscar Vargas Duarte

Tú eres un verso,
al leerte soy un río.
Eres un río,
al navegar en ti,
soy una noche de luna.
Eres una noche de luna,
cuando vague en tu noche,
seré tu silencio.
Si soy tu silencio,
entonces, yo seré tú.
No harían falta verso, río, barco,
noche, luna, ni silencio.

Dices,
nunca estoy desnuda cuando me ves,
me visten tu timidez y tu ternura.
Digo, siempre estás desnuda cuando te veo,
acaricio tu piel en cada parpadeo.

Sé un durazno entre mis manos,
hazte jugo fresco en mi boca,
déjame ser colono de tus selvas y llanuras.
Eres la próxima estación de mis instintos.
No opongas resistencia.

Al abrir las hojas del libro,
su aroma, como el de tu sexo,
estaba abierto a mi victoria.

No me gustan las guerras,
no me gustan los ejércitos,
si fueras un ejército
pertenecería a tus filas
y pelearía tus guerras

La visión es torpe
Los lentes no son suficientes
Un paso sostiene frágil al cuerpo
La rodilla erra y se vuelca adelante
Es precario el apoyo del brazo.
No se rompe el hueso
La piel sanará veloz
El ego estará herido más tiempo.

 

Blog

Twitter

Correo electrónico