Cultura

No hay otro océano que tus ojos

Humo de mis plegarias WordPress cabezal

Por Óscar Vargas Duarte

 

Abrí la luz.
Entró tu boca.
Tu palabra acarició mi verbo.
Tu acento hirvió sobre una tilde de gozo.

 

Breve,
cuando no escaso,
apenas el punto,
sin la coma,
sin palabras,
el silencio extenso.

 

Espera,
sin afán,
todo está consumado.
Espera,
sin prisa,
tiene todo el tiempo.
Ambos
se recorren,
desconocen el final del camino,
esperan,
son su propio destino.

 

Ves más a lo que temes.
Fabulas con mayor claridad sobre ello.
Son monstruos de humo
De hielo y fuego
El imaginario te mata,
Te duele.

 

Ya estamos muertos.
Alguien sueña con nosotros.

 

Blog

Twitter

Correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: