La lista de 2015

Atril de lupas wordpress cabezal 470x150

Por Heber Quijano

Cada que se acaba un año tanto en el periodismo serio como en el especulativo y/o de entretenimiento —y me refiero a los sistemas de información más importantes de nuestro país en sus distintos ámbitos de cobertura: política, economía, deportes, cultura, etcétera— hacen las listas de Lo Mejor del Año. Puede parecer simplista, pero no es una mala idea. Por el contrario, gracias a ellas los lectores podemos dar un atisbo a muchos perfiles. Por ejemplo: aquello cuyo efecto es real e incide de manera concreta y contundente (pienso en los ataques en París), aquello que ha nacido de la payola (pienso en el ámbito musical y literario), aquel ligero y subterráneo fenómeno que impactará a la larga (pienso en los candidatos ciudadanos), y todo aquello que demuestra que las masa se equivoca (pienso en lo electoral como ejemplo más inmediato).
Hice mal en no proponer mi propia lista de los mejores libros del 2015, pero intentaré resarcir ese vacío resumiendo las listas que leí y que se convirtieron en lecturas pendientes. Mis fuentes son variadas, periódicos y autores por igual: El País, Antonio Ortuño, Sergio González, Mónica Maristáin, Jaime Mesa, Mauricio Montiel, La Tempestad, entre los más destacados. Cada quien lleva agua a su molino, se apapachan, se recomiendan entre sí, nada nuevo. Muchos confluyeron en varios títulos, como: Cicatriz de la española Sara Mesa, Conjunto vacío de Verónica Gerber, Las tierras arrasadas de Emiliano Monge, Sumisión de Michel Houellebecq, Ve y pon un centinela de Harper Lee, y las rediciones de los premios Nobel y Cervantes: Svetlana Alexievich y Fernando del Paso. Al final de cuentas, estas listas de los mejores libros del 2015 sirven más para el mero cotilleo.

@heberquijano

Blog