Cultura Internacional

Alejandro Aravena gana Pritzker de arquitectura 2016

En un buen día para la arquitectura latinoamericana, el chileno Alejandro Aravena ganó el premio Pritzker 2016.

Según el jurado, Alejandro Aravena ha demostrado la habilidad para conectar la responsabilidad social, las demandas económicas el diseño del hábitat humano y la ciudad.

“Pocos arquitectos están a la altura de practicar como un arte al mismo tiempo que resuelven los retos económicos y sociales de hoy. Aravena ha logrado ambas cosas y al hacerlo ha expandido de forma significativa el rol del arquitecto.”

Cada uno de sus edificios muestra un claro conocimiento de cómo las personas han de utilizar el espacio, el sesudo y apropiado uso de materiales y un compromiso para crear espacios públicos que beneficien a la comunidad, dijeron los jurados.

“Pero lo que realmente pone a Aravena en un sitio diferente es su compromiso con la vivienda social. Desde el año 2000 con la fundación de ELEMENTAL, él y sus colaboradores han realizado trabajos con una clara meta social. Llamar la compañía un “Do Tank” en vez de un “Think Tank” han construido más de 2,500 unidades de vivienda usando soluciones imaginativas, flexibles y directas para la vivienda social de bajo costo”

Alejandro Aravena en México.

En México, fue el responsable de una de las construcciones de la Ruta del Peregrino en las montañas de Jalisco. De ella dijo el estudio: “Construir en un lugar tan remoto debe generar una arquitectura que sea capaz de envejecer como si se tratara de un elemento natural. Así, pensamos en una especie de piedra hueca, curvada para descansar en la ladera y cuyo único propósito es ofrecer a los peregrinos un sitio de descanso con sombras pronunciadas, ventilación cruzada y dos puntos de vista. El primero sobre el camino que recorrieron por 100 km para llegar aquí, el segundo, el paisaje que les resta”.

Las cruces. 2010. Jalisco México. Foto por Iwan Baan.
Las cruces. 2010. Jalisco México. Foto por Iwan Baan.

También realizaron un proyecto de vivienda en Monterrey en el 2010. De este, dijo: “En el mercado mexicano de vivienda, la solución más económica está cercana a los 30 mil dólares. Así que los pobres no tienen acceso. Desarrollamos una versión mejorada de Iquique, Chile, donde hay casas en planta baja y dúplex en planta alta con un costo inicial de 20 mil dólares, pero que pueden llegar a un tamaño de 72 m2 después de las expansiones. La eficiencia en el uso de la tierra, sin sobre poblar, nos permitió comprar terreno en un vecindario donde el costo promedio de la vivienda es de 50 mil dólares. Esperamos que las familias se beneficien de esa ganancia en el valor de su vivienda.”