Cultura

Atravesamos la noche con el paraguas abierto, la lluvia lunar solo pudo lavarnos los pies

Humo de mis plegarias WordPress cabezal

Por Óscar Vargas Duarte

Vuelve a casa,
no vayas a la tierra,
es de arena
tus pisadas no tienen pies para danzar.
Hace poco tiempo era un pez
ahora camino sobre dos piernas.
No sé de otro deseo
que de volver al mar.

Puse el reloj en un recipiente lleno de agua,
el líquido se llevará las horas
el tiempo dejará de sumar.
Dejé el calendario colgado junto a la ventana,
el sol madurará los días,
las noches bordarán sus formas.
Marqué las huellas de mis pies frente a la puerta,
volveré por ellas,
por ahora caminaré sin mí.

La montaña abre su dolor de cuna antigua
yo alargo las piernas,
me desentiendo de los huesos,
soy el río en absoluto descenso.

De verte,
eso,
un deseo de verte largamente
mientras arriba el cielo insiste
en lavar el aire con su líquido de nube.
De abrir tu voz con la mía
y hacer entre las dos una sola palabra,
una palabra nacimiento,
para de ella ver crecer todas las semillas.
De sombra,
así un poco oscuro,
para verte sin que sospeches de mis ojos
o de mis manos abiertas.
De aire,
ser un poco de aire,
pasar tímido por dentro de tu ropa.
De decir esto,
y dar por cierta la sonrisa
aunque no me ves.

Blog

Twitter

Correo electrónico