Nacional

Leticia Santos: 100 millones de embarazadas expuestas a la malaria

Por Roxana de León

San Luis Potosí, San Luis Potosí. 7 de marzo de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Leticia Santos Martínez es doctora en biología molecular por parte de la Universidad Técnica de Múnich (TUM, por sus siglas en alemán), Alemania. La especialista desarrolla dos líneas de investigación orientadas a la salud humana.

800x300 Leticia Santos La primera es la búsqueda de marcadores moleculares en enfermedades como el cáncer cervicouterino. La segunda es el análisis funcional de proteínas con interés biotecnológico, orientado a descubrir nuevas proteínas con funcionalidad mejorada.

“Actualmente estamos evaluando una enzima asparaginasa, comúnmente empleada para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda infantil, uno de los padecimientos oncológicos más comunes entre niños. Estamos sobreexpresando la proteína y analizando su actividad biológica para conocer si su toxicidad es menor que los tratamientos actuales (efectos secundarios), más estable y efectiva”, explica la científica mexicana.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Santos Martínez habla de las motivaciones que influyeron para orientar su talento hacia la ciencia. En el contexto del Día Internacional de la Mujer, la científica afirma que solo con mayores oportunidades educativas para las mujeres y políticas efectivas de equidad de género elevarán la participación femenina en la ciencia.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué la motivó a elegir una profesión científica?

Leticia Santos Martínez (LSM): Una decisión un tanto influenciada en mi niñez por mi padre que es médico. En casa siempre había literatura científica, universal, enciclopedia, revistas, etcétera. Más adelante, durante mi formación en bachillerato decidí enfocarme específicamente en el área de la biología — mi pasión era la biología marina, un sueño que aún falta por desarrollar .

Finalmente, cuando terminé mi formación universitaria en la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) decidí dedicarme a la investigación científica, pues la curiosidad y el pensamiento científico me atrajeron aún más cuando realicé mi estancia de servicio social en el Laboratorio de Inmunología de la Facultad de Medicina de la UASLP, bajo la dirección de los doctores Benjamín Moncada y Roberto González Amaro, mis dos grandes maestros.

AIC: ¿Cuáles han sido los logros más satisfactorios en su carrera?

LSM: Uno de ellas fue poder contribuir con nueva información que pudiera ayudar de manera específica o general al entendimiento del desarrollo de enfermedades y su posible manejo (diagnóstico, terapia, etcétera). Por ejemplo, en 2007 trabajé de manera conjunta en Ginebra, Suiza, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la compañía farmacéutica Merck Serono International S. A. Ahí desarrollé un proyecto para el descubrimiento de nuevas moléculas químicas con efecto inhibitorio contra proteínas clave de la malaria.

AIC: ¿Cómo visualiza el papel de la mujer en la ciencia y la investigación a corto y mediano plazo?

16 3 Leticia Santos LSM: Es importantísimo el papel que juega la mujer en la ciencia, aunque es cierto que no ha sido reconocido en muchas ocasiones. A través de la historia muchas mujeres han contribuido en diversos campos de la ciencia, pero quizás a la que recuerdo más frecuentemente es la investigadora británica Rosalind Franklin. Ella contribuyó enormemente en el descubrimiento de la estructura de la molécula del ADN; sin embargo, los créditos de esta investigación fueron dados a los polémicos doctores Watson y Crick.

En la época actual es evidente que más de 50 por ciento de los estudiantes que se incorporan en las actividades científicas son mujeres.

A corto plazo todavía existen impedimentos para ocupar posiciones de liderazgo, no solo en ciencia sino en otros ámbitos profesionales, como la política e industria, y no solo en México sino a nivel mundial. Esto se explica ya sea por cuestiones de equidad de género y aún más por la conciliación entre la vida familiar (maternidad) y la laboral. A mediano plazo es posible que la evolución de los puntos antes mencionados y por méritos equivalentes permita a la mujer una mayor participación en las tareas científicas.

AIC: ¿Por qué es importante la participación de las mujeres en el quehacer científico y tecnológico?

LSM: Primero porque las mujeres deben tener acceso a las mismas oportunidades educativas, culturales, sociales y laborales que los hombres. Segundo, porque la toma de decisiones debe estar equilibrada en las actividades de investigación —y por supuesto en todos los ámbitos profesionales—. Un ejemplo de ello es el enfoque masculino de la investigación biomédica a nivel global: la prevención, detección y tratamiento de enfermedades cardiovasculares es un tema de salud prioritario —las mujeres tienen menor riesgo y reciben además menor atención médica.

En cambio, el liderazgo en investigación en enfermedades que afectan a la mujer es muy baja, un ejemplo: existen más de 100 millones de mujeres embarazadas que padecen o están expuestas a la malaria.

AIC: ¿Cómo se puede motivar a que más mujeres busquen desarrollarse en esta área?

LSM: Como he explicado antes, quizás lo más importante es la oportunidad educativa a las mujeres; segundo, la equidad de género. La motivación, como he mencionado, se está manifestando paulatinamente por el porcentaje de población femenina que ingresa y egresa de los programas científicos y tecnológicos a nivel posgrado. La difusión científica ha jugado además un papel imprescindible para ello.

Hoy existen también más estímulos en los programas de becas y los otorgamientos financieros para llevar a cabo investigación científica por mujeres en México (especialmente jóvenes), como son L’Oréal-Unesco y más recientemente algunos de los programas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).