Estado de México Featured Opinión

Los aspirantes del PRI al gobierno del Estado de México

A pesar de lo confuso que se ha vuelto el tema de definir quién será el candidato del PRI al gobierno del Estado de México, se pueden establecer líneas generales de análisis que nos permitan saber cómo se tomará la decisión. Existen tres factores, no los únicos, que decidirán quién es el candidato o candidata.

El primero es la manera como se va a decidir el candidato a la presidencia de la República. Nunca en la historia del Estado de México la elección del candidato priista a gobernador estuvo tan ligada a la elección del candidato presidencial.

El segundo se refiere a la fuerza que tenga el exgobernador o gobernador que apadrine y promueva a un  precandidato, por supuesto, en el momento de la decisión.

El tercer factor es la existencia o no de un candidato competitivo de otro partido político. Si no existe candidato opositor, los jerarcas del PRI considerarán sólo un acuerdo de cúpula. Si existe candidato opositor competitivo, la cúpula deberá encontrar quién, además de la aceptación del grupo, tenga aceptación entre el electorado. De estos tres factores hablaré en otro lado.

El cada vez más fuerte grupo de Eruviel

De acuerdo a las circunstancias políticas, a estas alturas ya es posible presentar una lista de precandidatos. Dicha lista puede sufrir modificaciones pero vale la pena hacer públicos los nombres. Comenzaremos con los precandidatos que salen de las filas del grupo político de Eruviel Ávila. La lista se cierra a tres nombres:

El Secretario de Infraestructura, Erasto Martínez Rojas; el Secretario de Salud César Gómez Monge y el líder del Congreso del Estado de México, Cruz Juvenal Roa Sánchez. A cada uno de ellos Eruviel Ávila le ha dado el juego necesario como para tener aspiraciones.

A Erasto lo trae de compañero desde el Ayuntamiento de Ecatepec. Lo nombró Secretario Particular del gobierno Estatal, le encargó las finanzas y recientemente le hizo una supersecretaría a modo. Hasta ahora se considera el hombre más cercano a Eruviel.

César Gómez Monge viene de la zona metropolitana. Tiene una carrera meteórica y en pocos años pasó de candidato del PRI por Naucalpan a Secretario de Salud, una posición en donde todos los días este hombre hace reuniones de trabajo en diferentes municipios del Estado de México. Este personaje tiene todas las características de caballo negro. Entre el montón no se ve, pero corre muy bien y no se ha rezagado.

Ambos personajes tienen una característica especial que identifica el modo como Eruviel hace política: Erasto no es ingeniero y está a cargo de la Infraestructura; César no es doctor y está al frente de Salud. A los dos les encargó la administración de miles de millones de pesos. Por medio de su actividad, tienen todo el juego político que quieran.

Eruviel aprendió política en la selva metropolitana y se acabó de formar cerca del comportamiento del grupo Atlacomulco. Rápidamente aprendió que todos los huevos no se ponen en una sola canasta. Por dos razones: el enemigo te los rompe o los amigos los pudren. Por ello viene cuidando su decisión. Como buen político, sabe que dos no bastan pues sin terna no hay juego. Por eso cada día le da más ánimos al líder de la cámara Cruz Juvenal Roa.

A estas alturas Roa ya reunió currículo: fue Secretario de Trabajo y Secretario de Medio Ambiente. Pero más que eso, en este momento está al frente del cargo que hace algunos años tuvieron Enrique Peña y Eruviel Ávila.  En los últimos tres meses Roa aceleró su presentación pública y se ha comenzado a ventanear en varios espacios fuera del Congreso.

Existen otros aspirantes dentro del gabinete de Eruviel, pero viajan en otra carreta. De los hombres de Eruviel hablaré más adelante dando detalles. Por ahora basten estas referencias para que nos dé tiempo de analizar al grupo del exgobernador Alfredo del Mazo.

El linaje de Del Mazo

El caso de Alfredo del Mazo llama la atención, pues tres personajes tienen cercanía con él y, por lo tanto,  la confianza necesaria para pedirle el respaldo para figurar como candidato. Uno es su propio hijo, Alfredo del Mazo Maza, el otro es su operador más fiel hasta la fecha: Gerardo Ruiz Esparza. Y un tercero o tercera es la Secretaria General del PRI, Carolina Monroy del Mazo que forma parte de la camada de Atlacomulco.

Alfredo del Mazo Maza además de hijo de Alfredo del Mazo González tiene parentesco familiar con el presidente Enrique Peña. Hasta la fecha, sigue siendo un misterio público el por qué en el proceso pasado el candidato a gobernador fue Eruviel y no Alfredo del Mazo Maza.  Se debe destacar su disciplina política para asumir esa decisión. Este político es de tercera generación dentro del grupo Atlacomulco: su abuelo y su padre fueron gobernadores. Su llegada al poder sería inédita dentro de la historia mexiquense.

Fue alcalde de Huixquilucan y actualmente es diputado federal. Tiene mucho juego y conoce las entrañas del poder como pocos. Además cuenta con asesores de sobra.

Al igual que Alfredo, Carolina Monroy del Mazo tiene nexos familiares tanto con Alfredo del Mazo como con Enrique Peña Nieto.

Carolina es actualmente Secretaria General del PRI y gracias a ello consiguió un ventaneo que le envidian sus propios contrincantes. Antes ocupó muchos cargos durante la administración de Enrique Peña como Gobernador.  Se debe considerar muy en serio la figura de una mujer, máxime si en Estados Unidos Hillary Clinton resulta ser la candidata del Partido Demócrata.

Existe un tercer personaje identificado con el exgobernador Alfredo del Mazo González y que desde hace tiempo dejó su papel de operador para convertirse en protagonista: me refiero a Gerardo Ruiz Esparza.

Este es el hombre de más confianza de Alfredo del Mazo. Su lealtad durante decenas de años le ha valido ser uno de los hombres fuertes en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Al igual que a los otros lo conozco bien y ya he de hablar de él.

Por ahora baste, y el martes 22 de marzo publicaré otro espacio donde daré más personajes que forman parte de la “talis”. Una “talis” en la que figurar no es poca cosa y ganar va a estar difícil para todos. Porque quien diga que ya tiene el helado debe saber que ese dulce se derrite muy rápido. Edmundo Cancino. Columna: cuentos y cuentas

A %d blogueros les gusta esto: