Featured Nacional

Estado de México no recibirá más basura de la ciudad de México: Eruviel

2016 03 16 Eruviel Avila

Tecámac, México, 16 de marzo .- “El Estado de México ya no puede seguir recibiendo esas 8 mil toneladas diarias de basura, provenientes de la Ciudad de México” afirmó de forma tajante el gobernador Eruviel Ávila cancelando así cualquier esperanza de negociación que se pudiera tener con las autoridad capitales sobre el tema de los desechos.

Y agregó: “demando con respeto, con cordialidad que en la mesa de la megalópolis, en la mesa ambiental de la megalópolis se analice el tratamiento de los desechos sólidos.  Es importante que todos asumamos nuestra responsabilidad. No se trata de echarnos culpas, no se trata de repartir culpas, no se trata de ver quién es más responsable que otro; lo que se trata es ser realistas, actuar con responsabilidad”.

Insistió en que de parte de las autoridades del gobierno del Estado de México continuará la determinación de dejar de recibir en suelo mexiquense 8 mil toneladas diarias de residuos sólidos provenientes de la Ciudad de México, que generan más de 10 mil toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) y más de 400 toneladas de gas metano anualmente, lo que representa un riesgo para la salud de las personas, por lo que además es necesario que se analice el pasivo ambiental para determinar cómo afecta cada entidad al medio ambiente.

La medida de evitar que las 8 mil toneladas de residuos se depositen en el estado, explicó, se suma a la serie de acciones que la administración estatal ha emprendido con el objetivo de reducir los índices de contaminación registrados durante esta semana en dicha zona, y entre las que se encuentran: la implementación de operativos para agilizar el flujo vehicular, suspender obras que entorpezcan el tránsito en vialidades, ofrecer de forma gratuita el servicio de transporte en las tres líneas del Mexibús, entre otras.

Finalmente sostuvo que  el gobierno del Estado de México seguirá aportando lo que le corresponde en materia ambiental, como lo es el pago por servicios ambientales a ejidatarios que cuidan el bosque  en la zona de La Marquesa del Valle de Toluca, que se ha convertido en un pulmón para el Valle de México y; en el tratamiento de aguas negras, impulsando el reciclaje de vehículos que están contaminando el subsuelo.