Cultura Estado de México Opinión Cultura

La hiperliteratura

“No hay nada nuevo bajo el sol” dice el viejo adagio. Y tiene toda la razón. Los temas trascendentales para la humanidad son pocos en realidad, y a todos ellos ya intentó dar la religión una explicación. Pero también lo ha hecho el arte, sobre todo a partir de su masificación. Me refiero en específico a la primera globavalización del conocimiento a partir de la imprenta de Gutenberg. Y si nos ponemos teóricos a lo McLuhan: “el medio es el mensaje”.

En la literatura la forma se corresponde con el fondo, en una balanza pendular. En la Literatura (con mayúsculas, birrete y toga, por ponerme exquisito) la forma es fondo, y, como en la política, entre más funcione dicho paradigma, mejor. Y no es por subirme al discurso trillado de “renovarse o morir”, pero la literatura parece llamada a tomar los nuevos medios. Me refiero a las plataformas interactivas que ofrece la red: Facebook, twitter, por citar las más famosas. Precisamente en la Ciudad de México, sucede twitteratur1esimultánemente a esta columna el Primer Festival de Escritura Digital #EDG16 organizado por escritores muy activos, a la vanguardia y adeptos a estas nuevas formas de escribir. Me refiero a Mauricio Montiel F., José Luiz Zárate, Alberto Chimal, Merlina Acevedo, entre otros muchos.

Las formas de escribir literaturtwitteraturea (o adaptarla a nuevos públicos, como lo propuso Penguin) han tomado los riesgo que el arte desde la twitterature, pasando por la parodia de diálogos con emoticones, en chats, en mails, en aquello que algunos llaman la hiperliteratura. No hay nada nuevo bajo el sol. Sí hay millones de ojos distintos que lo ven desde distintos ángulos y con sus respectivos lente