Cultura

Cosas que no creías que cambiaban la vida

Cuando se confirmó, formalmente, el concierto gratuito de Roger Waters una avalancha de fans se reveló maravillada en mis redes sociales. Obviamente, mis amigos lo son por muchas afinidades: espirituales, intelectuales, musicales, vivenciales, deportivas, sobre todo. Seguro a ustedes les pasa igual. En esa misma revelación me encontré con muchos amigos que crecimos escuchando las mismas cosas, moldeados pues en las mismas fraguas.

No es necesaria una revelación para entender que nuestra educación sentimental ha sido forjada por la música. Seguramente también por el cine, no el de cartelera, sino el que repetimos (y eso incluye obviamente el cine mexicano y a Disney). No por la literatura, ni por la educación formal. Antes de pensar en los tres libros que cambiaron tú/nuestra/mi vida (una afirmación tan pretenciosa como ambigua), yo prefería pensar en los discos o en las películas que cimbraron tú/nuestra/mi vida. Aquí los ejemplos van desde los cuentos felices e idílicos cantados por los boleros, baladas y el pop plástico hasta el melodrama, además de la tragedia del amor fallido de la ranchera, la banda, en fin, todas las músicas del mundo (chanson française, tango, fado…).

Y estoy exagerando, debería postular solamente canciones, bandas o artistas en específico. Y ya entrados en esos menesteres, también la educación política abreva, sobre todo en la etapa incendiaria de los 12-18, de la música. Y me refiero, por ejemplo, a la música “hippie” con su mensaje de “amor y paz” a los “Imagine” de John Lennon. O a la esperanza que se plantó en el sistema político del castrismo (antes de se convirtiera en lo que es hoy por hoy) a coro con “Playa Girón” o “La era está pariendo un corazón“. O los dramas provenientes de las guerras. O la anarquía de los punks, al descontento con los poderes fácticos hace 40 años, hace 20 años y ahora.

También las utopías de la unión, por poner ejemplos muy evidentes que me parecen sintómaticos. Así se podría hacer una lista de películas con los mismos perfiles, pero esa se la dejo a ustedes.

También los invito a mi blog