Elecciones Elecciones Edoméx Featured Proceso electoral 2017

No que no, sí que sí: Virtud Ciudadana conserva registro como partido

Integrantes de Virtud Ciudadana en la sala de sesiones del IEEM. Irak Vargas, presidente, a quien le levantan la mano, aparece sonriente. Foto Archivo.

Toluca Méx. 19 de Febrero. Por tercera ocasión, el Partido Virtud Ciudadana se anotó una paloma al lograr que los integrantes del Consejo del IEEM, por unanimidad, reconocieran sus estatutos y con ello su derecho indiscutible a tener el registro como partido.

No ha participado en ninguna elección pero la historia de si conserva o no su registro ya se está volviendo una auténtica aventura electoral de esas que raramente se ven en los comicios. Si habláramos como si esto fuera una pelea, el primer episodio lo ganó cuando contra todo lo esperado consiguió que le dieran el registro a pesar de la oposición de varios otros institutos políticos. La segunda ocasión, ganó todos los juicios ante los magistrados de todos los niveles cuando se le cuestionó que no tenía los militantes adecuados. Y ahora gana la batalla jurídica consistente en la impugnación que se le hizo por supuestas irregularidades en sus estatutos. ¿Habrá más episodios?

Virtud Ciudadana es el único partido con registro estatal. La organización no tiene el derecho a participar con candidato propio o por medio de coalición en las elecciones de gobernador del Estado de México que se efectuarán el presente año. Sin embargo, posee el derecho de participar en las elecciones del 2018 cuando se disputarán las presidencias municipales y las diputaciones del Estado de México. Durante esa elección del 2018 deberá tener un porcentaje del 3 por ciento de los votos para conservar su registro definitivo.

En la historia política del Estado de México, han existido otros partidos con registro local que lo perdieron en las urnas. Lo que llama la atención de Virtud Ciudadana es que se está frente a una organización a la cual sus adversarios no quieren dar el derecho de participar en las urnas y la quieren bajar en los tribunales. Curiosamente, el hecho en lugar de debilitar a la organización la ha fortalecido. Pues de ser una organización que en otras condiciones pasaría desapercibida,  por los ataques de sus adversarios seguido se convierte en el centro de atención de la opinión pública.