PEMEX comprará 500 pipas. No las operará el sindicato.

Ciudad de México 17 de enero.- El ejército mexicano y no el sindicato de PEMEX será el encargado de operar las 500 pipas de 60 mil litros que el gobierno federal piensa comprar para terminar de resolver el problema de distribución de combustible sin afectar la lucha contra el huachicol afirmó el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Durante su conferencia matutina Obrador informó que “se van a comprar 500 pipas de 60 mil litros cada una, o mil pipas de 30 mil litros. Lo que queremos garantizar es una capacidad para mover 200 mil barriles diarios adicionales, transportar 200 mil barriles diarios”.

Entonces, ya iniciamos este proceso de compra y para esto hay una comisión que está trabajando con carácter de urgente. Está integrada por Raquel Buenrostro, que es la oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda, está aquí con nosotros; Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública; Graciela Márquez, secretaria de Economía.

Ellas tres van a hacerse cargo de la adquisición de estas pipas. Ya iniciaron el proceso de consulta con fabricantes nacionales y extranjeros, ya se les va a informar en su momento.

Uno de los temas que más llamó la atención en la conferencia es que las pipas no serán operadas por el Sindicato de PEMEX que es una de las organizaciones sobre las cuales se tiene más desconfianza.

“Pronto vamos a tener este equipo que va a pertenecer a la Secretaría de la Defensa, porque lo estamos concibiendo como un plan de emergencia para que no tengamos problemas de abasto de combustibles ante cualquier circunstancia”. Las pipas “van a estar a disposición de la Secretaría de la Defensa, es un plan de seguridad que va a manejar la Secretaría de la Defensa”.

Dijo que los ductos se van a seguir reparando y vigilando hasta que funcionen con normalidad pues es más barato la distribución a través de esta vía, siempre y cuando no exista huachicol. Pero cuando los ductos estén funcionando por estrategia se conservarán las pipas para una distribución en caso de que por una emergencia se tengan que volver a cerrar los ductos.

El nuevo paquete de pipas tiene la misma capacidad de distribución diario que se logra a través de los ductos.

“Y asegurar que no vamos a tener ningún problema de abasto; que, aunque nos rompan un ducto, tengamos este equipo para abastecer combustible y nos dé el tiempo suficiente para repararlo y que no se interrumpa el abasto de combustible. Este es el plan en lo general”.