Tensión en la LX legislatura: a punto de destaparse la cloaca de la corrupción mexiquense

Foto Archivo

Toluca, Méx., a 04 de abril. La LX Legislatura del Estado de México vivirá en los próximos días momentos difíciles que podrían definir o no grandes cambios para la vida de los mexiquenses: por un lado se tienen fuerzas políticas que impulsarán la necesidad de que gobernadores, rectores, directores de organismos, alcaldes, jueces y magistrados rindan cuentas claras sobre los cientos de miles de millones de pesos que el pueblo les confía y; por el otro lado hay fuertes intereses tratando de frenar cualquier cambio y que el manejo de los dineros de la ciudadanía se siga administrando de forma opaca para que la corrupción tenga facilidades de perpetuarse.

Por eso, todos los dirigentes y diputados de los diferentes partidos políticos están metiendo mano. La clave del resultado histórico gira en torno a dos hechos que aún cuando aparentemente sencillos son trascendentales para la vida política de los mexiquenses: por un lado la destitución del actual titular del Organismo de Fiscalización y, por el otro, quién lo substituirá.

Fuerzas como el PRI saben a la perfección que habrá cambio de auditor de los gastos del gobernador y lo asumen, pero lo que ahora pretenden es nombrar uno igual. Como dice el pueblo, están impulsando el viejo y gastado truco de cambiar para que siga igual. Los priistas están tratando de convencer a los dirigentes del PT, del PES, del PAN, del PRD y del Verde para que los acompañen en el nombramiento de un contralor a modo.

Por su lado, los morenistas están tratando de impulsar cuatro aspectos que son cruciales para la historia mexiquense: el primero es la destitución del encargado de auditar a los gobernadores, alcaldes y rectores. El segundo es la designación de un auditor que cumpla con sus funciones de acuerdo a la ley y como el pueblo lo exige. Lo tercero es modificar el marco legal sobre el cual se basan las auditorías a los gobernadores; y finalmente, llegar a auditar de manera correcta los recursos que operó Eruviel Ávila en 2017, los recursos administrados por los últimos rectores de la UAEM, los recursos del área de salud del gobierno mexiquense; los recursos de los organismos policiacos; y los recursos del ISSEMYM.

El problema de la fracción parlamentaria de morena es que dos de sus diputadas en días pasados renunciaron al partido y se pasaron una al PRD y otra al PT. Debido a esta traición, la fracción paralmentaria de morena pasó de 38 a 36 legisladores perdiendo con ello la mayoría en el Congreso. Por lo anterior, si quiere sacar adelante su proyecto debe conciliar con el PES, 4 diputados independientes y los diputados del PT. Estos legisladores aún cuando juran y perjuran que están del lado de López Obrador, en los hechos tratan de negociar con morena diversas prebendas. En consecuencia van a presionar y a chantajear conque si no se cumplen sus demandas encontrarán la forma de simular su voto a favor del PRI.

Sobre todo el PT es el partido más chantajista, pues está dirigido por un profesional de la traición como es Óscar González Yañez quien de forma continua simula estar con la izquierda pero en realidad es uno de los principales traidores de la izquierda del Estado de México, no de ahora sino de antes. Yañez es un personaje oscuro cercano a Eruviel Ávila con quien tuvo relaciones fuertes. También es amigo cercano de los miembros del Grupo Atlacomulco. En la pasada campaña se dedicó a denostar a López Obrador a quien acusó de ser de lo peor. Está vivo políticamente porque desde el PT nacional su hermano lo protege. Este vendedor oficial de la izquierda jugará un papel importante pues tiene los votos necesarios para vender la izquierda al PRI y dejar que todas las cosas sigan igual.

Entonces la cosa no será fácil. Las presiones estarán al orden de día. Los morenistas tienen la confianza de la ciudadanía. Además tienen el respaldo del Congreso de la Unión y de López Obrador. No pueden dejarse chantajear y deberán denunciar públicamente a cualquier traidor. Sería un error de morena aceptar el chantaje en privado. Lo que se va a hacer se debe realizar de frente a la ciudadanía. El primer gesto de transparencia es que todo el proceso de transformación se haga frente a los ciudadanos. Menos reuniones en las catacumbas del poder, y más acuerdos de frente a la ciudadanía. Morena pierde ante cada acuerdo privado y gana en función de hacer todo de frente a los ciudadanos.

En este sentido el diputado morenista Tanech Sánchez tiene una responsabilidad en la que le va su futuro. Si sigue actuando en consecuencia como lo está haciendo se volverá en uno de los legisladores más importantes de la historia del Estado de México. Sus adversarios quieren lo contrario y procurarán exhibirlo como débil. Si no pierde de vista que cuenta con el respaldo de millones de electores todo saldrá bien. Si se confunde y acaba acordando en privado su vida se le va a complicar.

En los próximos días la Comisión de vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización deberá preparar un documento para ser presentado ante el pleno de la LX legislatura. Todos están presionando para influir en ese documento, de ahí que las sesiones de esa comisión se estén posponiendo.

Escribe: Edmundo Cancino.