Estado de México Partidos

PRD (ADN) no está de acuerdo en marchas de la derecha contra AMLO. Pero…

El grupo político más importante del PRD acordó este día no participar en la marcha que la derecha mexicana organiza contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. En efecto, Alternativa Democrática Nacional (ADN) criticó severamente el uso del logotipo del PRD para anunciar que participará en la marcha convocada por la derecha mexicana contra AMLO.

Pero ADN aclaró que sostiene su postura crítica contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador al cual, sostuvo, se debe sacar del poder por la vía de las elecciones y a través de métodos democráticos. Pero ADN también advirtió que no estará de acuerdo con quienes pretenden derrocar a López Obrador antes de terminar su periodo constitucional de gobierno.

Esta es la carta que publicó ADN bajo el título de “Nuestra responsabilidad ante la nación mexicana”.

“En la sesión del día de hoy 29 de noviembre de la DNE del PRD, Alternativa Democrática Nacional quiere manifestar que no estamos de acuerdo con la decisión tomada fuera de las instancias del partido y por otros actores, para convocar como PRD y participar en la marcha del primero de diciembre en contra del gobierno de López Obrador. Nuestras razones son las siguientes:

  1. No compartimos la posición de importantes grupos convocantes, quienes desde la derecha y extrema derecha desean la caída del gobierno federal, y estarían dispuestos a colaborar para tal propósito.
  2. No coincidimos en colocar al PRD en el campo de la polarización política que se promueve desde la presidencia de la república. Proponemos la construcción de una tercera vía que garantice enarbolar las causas de la ciudadanía en un programa con énfasis socialdemócrata.
  3. Nos oponemos a las reformas regresivas que impulsa el gobierno federal y que pretenden capturar a los Órganos Autónomos y censurar el derecho a la libertad de expresión.
  4. Nos pronunciamos a favor del respeto al Estado de derecho y de las libertades democráticas.
  5. En ADN somos demócratas por convicción, y no estamos de acuerdo con las consignas que piden la renuncia del presidente de la república. Todos debemos ajustarnos a las leyes y esperar los tiempos constitucionales de las elecciones, que es el método democrático para elegir gobernantes.
  6. Advertimos que la concertación de actos antigobiernistas con grupos y liderazgos de la derecha, sólo contribuirá a que el PRD se siga debilitando, y a que el PAN sea quien  capitalice la inconformidad contra el mal gobierno de Morena.
  7. Ratificamos nuestra disposición a construir amplias alianzas siempre y cuando se funden en acuerdos programáticos, dirigidos a la construcción de una propuesta alternativa de gobierno democrático, sin renunciar a la defensa de los derechos humanos, en particular al derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, y a los derechos de las comunidades de la diversidad.
  8. Nos manifestamos en favor de que el PRD afirme su carácter de un partido de causas y cercano a la gente, de izquierda social y democrática, orientando sus acciones políticas hacia la organización de un polo social y político de centro izquierda.
Foto Archivo

En México continúa la crisis de seguridad que amerita ser considerada de emergencia nacional. Los hechos de violencia se han incrementado y su secuencia indica que pueden aumentar en intensidad y frecuencia. Dicha crisis evidencia el fracaso de la actual estrategia de seguridad.

La inseguridad es hoy el principal problema nacional a resolver. La violencia que sufre el pueblo debe ser detenida. Para reconstruir la seguridad se requiere la participación de todas las personas que vivimos en México; la unidad del Estado Mexicano, y formular una política de seguridad de Estado pensando en México.

Con el fin de contribuir a la construcción de una nueva política de seguridad, Alternativa Democrática Nacional le propone a los perredistas, a la nación y al presidente de la república, un Acuerdo Nacional por la Paz.”

Hasta aquí la postura de ADN que sin lugar a dudas traerá fuertes consecuencias en el proceso de reconstrucción en el que el PRD se encuentra inmiscuido.

Foto Archivo