Educación Edoméx Estado de México

Por mexicano, cada año se producen 8.2 kilogramos de basura electrónica, advierte investigadora de UAEM

Toluca, Méx. – 25 de enero de 2020.  Al hablar sobre la basura electrónica Karina Mejía Segura (UAEM) puntualizó que de acuerdo con un estudio de 2017 del Observatorio Mundial de Residuos Electrónicos, cada mexicano produce anualmente 8.2 kilogramos de basura electrónica y que para 2050 se generaran en todo el mundo hasta 120 millones de toneladas anuales de residuos electrónicos.

Al ser desarmados, los televisores con cinescopio emiten gases altamente contaminantes, por lo que son considerados residuos peligros y es necesario su adecuado confinamiento, afirmó la responsable del Departamento de Residuos Sólidos de la Dirección de Protección al Ambiente de la Universidad Autónoma del Estado de México, Karina Mejía Segura.

Es lamentable, aseveró, que se crea que al desarmar los aparatos electrónicos es posible obtener ganancias económicas, debido a que tienen circuitos de oro. Por ejemplo, dijo, para obtener un kilogramo de este metal son necesarios, por lo menos, 50 mil celulares.

Indicó que la exposición a los gases y metales pesados que contienen los electrónicos como arsénico, mercurio, plomo y cadmio, entre otros, puede provocar daños cerebrales y contaminar aire y suelo.

Refirió que en 2019, la Autónoma mexiquense, a través de la Campaña de Acopio de Residuos Electrónicos, logró confinar seis mil 256 kilogramos, en coordinación con la empresa Opportunity Recycling, que facilitó los contenedores y se encargó del traslado, reciclaje y disposición final de los residuos acopiados.

“La importancia y beneficio principal de campañas como esta es dejarnos de exponer a los metales pesados que contienen los aparatos electrónicos. De esta manera, tenemos la certeza de a dónde pararán nuestros aparatos electrónicos y evitaremos que sean utilizados en el comercio ilegal, pues será responsable de ellos una empresa legalmente constituida, que cumple con la normatividad en la materia y tiene control adecuado de las emisiones, que no los desechará en vertederos o rellenos sanitarios”.