Elecciones Elecciones Nacional Estado de México Nacional Partidos

Morena: Más de 110 consejeros nacionales hacen frente a “Los Marios” y bloqueadores.

Más de 110 consejeras y consejeros nacionales de Morena de forma pública han puesto al descubierto el método en que grupos de poder interno tratan de tener el control del partido pasando por encima de reglamentos, leyes y normas del partido. Se habla de un grupo de poder que, como dice Paco Ignacio Taibo, se convirtió en un aparato secuestrador. La lucha se puede expresar entre una amplia base de militantes y un grupo de poder al cual se comienza a identificar en todos los estados de la República como “Los Marios”, aún cuando algunos van más allá y le agregan la palabra “neta” para quedar en los “Mario-netas”.

De este modo, miles de militantes ha identificado de parte de este grupo una estrategia para tomar el control de poder. Todo fue denunciado en los últimos diez días por decenas de consejeros nacionales. Desde la dirigencia nacional, nos dicen, se impulsa un plan para hacer inoperantes el Consejo Nacional, el Congreso Nacional, los Consejos estatales, los congresos estatales, las direcciones ejecutivas estatales, los consejos distritales y los consejos municipales.

En este contexto, al volver de forma intencional inoperante al Consejo Nacional, el presidente del partido, Mario Delgado, tiene el argumento perfecto para usar sus facultades y nombrar delegados y autoridades que actúan de forma paralela a los organismos que de manera legal debieran dirigir el actuar de Morena.

El grupo de Los Marios en lugar de usar su poder para tratar de hacer operantes a los diversos organismos del partido, hace lo contrario para que la inoperancia se profundice. Así, la no funcionalidad de los organismos legales es el mejor pretexto para crear meta-poderes y una estructura paralela controlada preferentemente por gente que tiene acceso al presupuesto público. Al argumento de la supuesta inoperancia de los Consejos, “Los Marios” agregan el pretexto de la presión de “los tiempos”. Así, primero destruyen los Consejos, después argumentan que no existe tiempo para repararlos pues se tienen cosas urgentes encima. En consecuencia, concluyen, se deben tomar decisiones aún cuando eso signifique pasar por encima de los estatutos y la militancia.

Grandes frentes de irregularidad se han identificado, entre ellas: 1.- Crear una estructura paralela a las secretarías de organización para afiliar y emitir credenciales a sus militantes. 2.- Crear la figura de delegados especiales en donde de manera previa se ha impedido y frustrado la elección de dirigentes estatales. 3.- Bloquear cualquier convocatoria para hacer funcionar tanto el consejo nacional como los consejos estatales. 4.- El control de las candidaturas a través de la falsificación de encuestas que no se sabe quién las aplica, quién las paga ni mucho menos quién tiene un documento de los resultados. 5.- Cada que a “Los Marios” no les funciona algo acuden a los tribunales electorales quienes les dan la razón.

En materia de credencialización los militantes fundadores están indignados porque los anti-reglamentistas quieren promover una política de “borrón y cuenta nueva”. Es decir, desconocer la antigüedad de los fundadores y en su lugar se acepta el ingreso indiscriminado de millones de militantes. En varios estados de la República se ha descubierto que se permite la entrada de priistas y panistas, así como oportunistas electoreros y hasta gente de ultraderecha. Estos nuevos militantes, actúan de dos modos: a) al sentirse agradecidos con un grupo de poder determinado, se vuelve una masa manipulable que viene a substituir a las bases democráticas y críticas fundadoras del partido Morena. b) O llegando al poder inmediatamente se regresan al PRI o al PAN y desde ahí golpean severamente a Morena.

Para corregir este problema “los consejistas” demandan una sola cosa: respeto al estatuto. Si se respeta el estatuto y las reglas que Morena se ha dado, la credencialización corre a cargo de la Secretaría de Organización Nacional, la secretaría de organización de cada estado, y las instancias que el Consejo Nacional de Morena considere deban respaldar dicha tarea. Todos están a favor del ingreso de nuevos militantes, pero bajo reglas claras. Las instancias oficiales de afiliación aceptan cualquier ayuda, pero nunca una imposición.

En materia de direcciones ejecutivas, “Los Marios” procuran primero que las direcciones estatales dejen de funcionar, y luego, usando este pretexto, imponer delegados a modo. No importando, se denuncia, que incluso esos delegados no cumplan con los mínimos requisitos para ser autoridad ejecutiva.

Para contrarrestar esto, “los consejistas” demandan convocar al Consejo Nacional y a los consejos estatales para elegir inmediatamente autoridades ejecutivas ahí donde no existan. Si existe voluntad política y se hace a un lado la política de bloqueos este tema se resolvería en máximo una semana, sostienen.

En materia de encuestas, personas tan prestigiadas y serias como el filósofo Enrique Dussel, secretario de Educación, formación y Capacitación Política, criticó el sistema de encuestas. De entrada, sostuvo, debemos revisar si en realidad se realizaron porque no se pagó nada. Nunca supimos el nombre de las casas encuestadoras y nunca se dieron números. Y concluyó “todo esto quiere decir que las encuestas suenan a dedazos”.

Para contrarrestar esto, los reglamentistas proponen usar los métodos de elección de candidatos establecidos en la normatividad de Morena. Pero para ellos primero deben volverse activos los consejos y congresos nacional y estatales.

El último ejemplo de bloqueo sucedió el domingo pasado cuando a la asamblea convocada se presentaron 115 consejeros nacionales y se requería de un cuórum de 141 para declarar su validez. Como no se realizó, los consejeros presentes acordaron hacer una asamblea informativa. Durante la misma hicieron uso de la palabra alrededor de 40 consejeros y consejeras nacionales quienes en primer lugar exigieron volver a convocar a Consejo en un máximo de 7 días. En segundo lugar, denunciaron la manera como desde el CEN algunos de sus integrantes estuvieron llamando a consejeros para que no se presentaran. Se dijo que hubo amenazas contra consejeros que desempeñan algún trabajo. El alud de denuncias apuntaba de manera directa a la responsabilidad de Mario Delgado y grupos de poder existentes en varios estados.

Incluso se circuló entre consejeros nacionales un documento mediante el cual el día del Consejo Nacional se citó en la Ciudad de México a los tesoreros de todo el país, así como a los delegados nombrados por el CEN. El pretexto para reunirlos, dicen, fue que se debía hacer una revisión del cierre presupuestal del 2021. En realidad, nos comentan, se trató de un acuartelamiento al más puro estilo de “los chuchos” en el PRD para desde ahí organizar hacer vacío al Consejo Nacional. Más bien, nos dijeron, era un cuarto de guerra desde donde se terminó de bloquear el Consejo Nacional. Los promotores del evento de tesoreros de todo el país, por su lado, piden no ser tan mal pensados pues solamente fue una reunión de trabajo.

El asunto es que al final se canceló el Consejo Nacional y se volvió Asamblea informativa. Varios consejeros pidieron a la Secretaría de Organización inicié los trabajos para la credencialización pues cuenta con las facultades legales para hacerlo. Se anunció una gira nacional implementada por la Secretaría de Organización.

Todos los consejeros nacionales asistentes coincidieron en que a la par de prepararse para la credencialización, se iniciarán trabajos para impulsar el sí a la ratificación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, actividad que fue catalogada de impostergable, prioritaria y estratégica para el impulso de “la cuarta transformación”. Sea cual sea la situación del Partido Morena, todos se meterán a este objetivo.

Hasta el momento de hacer esta columna no se había convocado al Consejo Nacional por parte de la presidente de ese organismo Bertha Luján, ello a pesar de su compromiso realizado de forma pública ante 115 consejeros nacionales presentes en lo que, insisto, pasó a ser asamblea informativa.

Tanto los “Marios” como los “Consejistas” tienen amplias facultades legales para impulsar sus puntos de vista. Los “Marios” interpretando a su modo las meta facultades que tiene el presidente. Los consejistas usando los recursos legales que obran en su favor y no son pocos, entre ellos, la facultad jurídica para afiliar y emitir credenciales. De acuerdo a lo dicho en la asamblea informativa de consejeros nacionales, en cualquier momento se podría anunciar una gira para poner en marcha el plan nacional de afiliación y entrega de credenciales.

Un último apunte: al bloquearse el Consejo Nacional de forma automática “Los Marios”, al mismo tiempo, bloquearon la votación que les permitía legitimar sus estrategias de credencialización y nombramiento de delegados estatales. Los números, se dice, no les dan.

Pasado Mañana haremos una actualización del tema. Como se puede ver en Morena traen su propia pandemia electoral. El tema sigue abierto. Columna Cuentas y Cuentos. Escribe: Edmundo Cancino.