Elecciones Estado de México Nacional Partidos

Las mañas del grupo Atlacomulco para dominar el Estado de México

Para el grupo Atlacomulco, el truco político para conservar el Estado de México se puede expresar de manera sintética en la siguiente idea o maña : no importa la fuerza del PRI y sus candidaturas, sino la debilidad de los otros partidos. Es más fácil destruir la moral del adversario que construir un partido propio con proyecto de Estado. Es decir, se apuesta por crear un sistema de partidos de basura y porquería.

Por lo tanto, la lectura de cómo se hace política en el Estado de México es bastante diferente a como se piensa en la academia o en las discusiones interminables sobre como crear un partido fuerte. La estrategia del Grupo Atlacomulco es sencilla de pensar, pero bastante complicada para ejecutar. La puesta en práctica de este simplismo político está llena de trucos, trampas, acuerdos, infiltraciones, cinismo, desviaciones y todo tipo de marrullerías que se ocurran en el camino.

Así pues, no se piense que el Grupo Atlacomulco tiene como prioridad tener un buen PRI o excelentes candidaturas. Nada de eso; mientras el adversario sea débil puede hacer cuanto le venga en gana.

Para saber cómo va a tomar sus decisiones, el Grupo Atlacomulco cuenta con un constante sistema de encuestas realizadas con el mayor profesionalismo técnico. Llegado el momento de la definición de la candidatura la encuesta le arrojara la situación que guardan los otros partidos políticos y las candidaturas de la oposición. Si el adversario es lo suficientemente débil entonces hacia el interior del Grupo Atlacomulco se pone en marcha el sistema tradicional de designación de la candidatura. Puede quedar quien sea, mientras se conserve la unidad de la organización.

Pero si la encuesta muestra una candidatura opositora aún sólida, entonces el Grupo Atlacomulco debe elegir dentro de sus aspirantes al mejor o la mejor posicionada. Por ello, a pesar de su regla primera, el Grupo Atlacomulco procura que en su lista de sucesión se encuentren personajes con un perfil más o menos aceptable para los electores.

Insisto, la prioridad no es la fortaleza del partido o candidatura propia, sino la debilidad del adversario. Para el Grupo Atlacomulco la primera prioridad es definir el candidato o candidata de los otros partidos. De esta manera infiltra a los otros partidos y comienza a tomar decisiones. Así lo ha hecho en el PRD, en el PAN y ahora en Morena.

Pensar que el diablo es torpe sería una tontería peor. El Grupo Atlacomulco es sagaz, astuto. Es un grupo que se adapta a las circunstancias. Ha visto caer el poder presidencialista priista y aún sigue en el poder. Le ha tocado mirar cómo se destruyeron estructuras priistas en una gran cantidad de Estados de la República y sigue no solo intacto, sino más fuerte. Infiltrar a los otros partidos e imponerles candidatura no es nada fácil. Se requiere sagacidad, empeño, plan, trampa, entarimado y mucha información.

¿Cómo entrampó al PRD en su momento? ¿cuáles han sido sus estrategias para frenar PAN ? ¿Cómo le hace con los morenistas? Son preguntas que estaremos respondiendo en las próximas entregas. Aquí les vamos a platicar el cuento, pero vamos a hacer cuentas claras. Si está dispuesto a ayudar al humilde y débil Grupo Atlacomulco, por favor no comparta esta información. Escribe: Edmundo Cancino. Columna: Cuentos y cuentas