Estado de México

Encinas: su gran posibilidad de ser gobernador del Estado de México.

Cuentos y Cuentas. Escribe Edmundo Cancino

Alejandro Encinas es un político que está en la primera línea de la carrera para ser candidato de Morena al gobierno del Estado de México. Está formado en la izquierda mexiquense y alcanzó proyección nacional.

Alejandro confía mucho en su capacidad de discurso y en su conocimiento de lo que el Estado de México necesita. Baste oírlo hablar un poco del Estado de México para saber que su formación política y administrativa está muy por encima de muchos. Si por programa para corregir los problemas del Estado de México fuera no se ve quién le haga sombra. Realmente está preparado para gobernar.

Pero en el Estado de México no basta eso. Se requiere también estructura para promover y defender el triunfo. Esta debilidad de la izquierda y de la derecha mexiquense es lo que ha permitido al grupo Atlacomulco permanecer en el poder. Porque si de algo sabe el diablo mexiquense es de manipular la estructura electoral propia e infiltrar la del adversario.

Encinas ya fue un candidato poderoso a gobernador con todas las posibilidades de ganar, pero no logró su triunfo porque cometió el error de nombrar coordinador de campaña a Higinio Martínez quien, como saben los enterados, es el entregador oficial número uno. No hay peor pecado para un candidato o candidata a gobernador que entregarle la estructura electoral y la coordinación de campaña a Higinio Martínez. Este personaje es un especialista en entregar elecciones. Tiene una técnica especial de la cual ya hablaremos.

Y precisamente ese error cometió Alejandro. Lo más seguro es que ya aprendió, porque en política cometer un error es una tragedia, pero repetirlo es una comedia. Y todo aquel que quiera ser candidato o candidata debe saber que en este momento Higinio está haciendo una supercampaña para hacerse el indispensable en las próximas elecciones. Higinio no quiere ser candidato a gobernador, quiere obligar a una negociación para que quien sea el candidato o candidata negocie con él y le entregue la coordinación de campaña. Y entonces…

Quede clara la siguiente regla: cualquier candidato o candidata que nombre coordinador de campaña a Higinio Martínez pierde en automático 20 puntos de ventaja que tenga en las encuestas. Higinio en el discurso habla pestes del PRI, pero en lo privado entrega la estructura electoral. Si algún candidato o candidata pone la estructura electoral en manos de Higinio más les vale traer en las encuestas unos 25 o 30 puntos de ventaja. Y quién sabe. No conozco un solo político de la izquierda (hablo de los importantes) que luego de pactar con Higinio quede sano. Los chiquitos que pactan con Higinio, los rastreros, de esos no me gusta ocuparme pues lo único que hacen es ponerse a las órdenes del jefe…

Pero bueno, quiero suponer que Alejandro Encinas es un político profesional que ya está enterado de todo esto. Un político que, si quiere la candidatura, debe saber desde ahora dos cosas: Una, ganar la batalla dentro de Morena. Dos: en la elección constitucional no entregar la estructura electoral y tener un equipo que se haga cargo de la campaña.

Entonces Alejandro está listo para ser candidato y para gobernar. Lo que veremos en algunas semanas es si está dispuesto a crear una estructura electoral propia y no caer en la trampa de Higinio. Higinio no es líder de nada. Solo es un politiquillo de miras bajas encargado de administrar candidaturas a nombre de otros.

Alguien me dirá, Edmundo no seas tan rudo y deja que haya acuerdos dentro de Morena. Y a ese alguien le diré lo de siempre: entregarle las llaves al ladrón y luego quejarte de que te robaron es propio de… quien no sabe de política.

No soy nuevo. He visto muchas elecciones. Se bien cómo se mueve el chocolate y no lo confundo con manzanilla. Esta es la cruda verdad y quien no la aguante pues menos va estar está listo para lo que sigue. Y lo que el pueblo del Estado de México quiere es alguien listo para sacarlo del pozo, no para verlo lamentarse de que le robaron la elección. Nos seguimos leyendo porque esto a penas comienza. Y aquí decimos las cosas como son, no como quieren oírlas. Aprecio que me leas, pero si quieres que esta columna la vean otros se requiere compartirla.